Al abandonar el petrodólar: “Se están imponiendo un daño a sí mismos sin ningún propósito práctico”

0

A fines de agosto, Estados Unidos intensificó las sanciones a Venezuela, prohibiendo las transacciones de nuevas deudas o acciones emitidas por la petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) o el gobierno en el mercado estadounidense. Un par de semanas más tarde, Venezuela respondió a lo que llamó un “bloqueo económico” suspendiendo el comercio en dólares estadounidenses y publicando los precios de la cesta de petróleo venezolana en yuan chino.

Por Tsvetana Paraskova en Oil Price | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los analistas creen que aunque tiene estrechos lazos estratégicos con China, Venezuela se lesiona a sí misma con esa decisión para “liberar a la nación de la opresión del dólar”, como dijo Nicolás Maduro.

Venezuela dijo a los comerciantes de petróleo que ya no aceptará ni ofrecerá dólares de los EE.UU. en pago por crudo y combustibles, informó el Wall Street Journal a principios de este mes, citando fuentes familiarizadas con las decisiones. Como resultado, los comerciantes han empezado a convertir dólares en euros, y los socios extranjeros de PDVSA que operan en el país pueden tener que cambiar a euros también.

Dos días después, el 15 de septiembre, Venezuela comenzó a publicar los precios de su cesta petrolera en yuanes. La medida se tomó en contra de informes anteriores que señalaban que Maduro favorecería al euro. Como es poco probable que China se una a Estados Unidos en su intento de obligar a Maduro a poner fin a su campaña para reescribir la constitución de Venezuela en lo que muchos ven como un paso para ubicar al oprimido país en dictadura, la elección del yuan parece segura, si no otra cosa, en comparación con la moneda europea.

La Unión Europea se negó a reconocer el resultado de la votación venezolana en la elección de la constituyente comunal, pero hasta ahora no ha impuesto sanciones. Sin embargo, a principios de este mes, la oficina de la canciller alemana Angela Merkel no descartó las sanciones de la UE al gobierno de Venezuela.

Venezuela también empezó a comercializar sus derivados de petróleo y petróleo en una cesta de monedas.

La decisión de Maduro de “liberar al país del dólar” desconcertó a algunos analistas, quienes nos recordaron que esa es la moneda de EEUU, el mayor socio comercial de Venezuela, y que las exportaciones de petróleo, incluyendo a Estados Unidos, representan el 95 por ciento de las entradas de efectivo de Venezuela.

Siobhan Morden, analista de deuda de Nomura, advierte: “Puedes decir lo que quieras para tu propaganda doméstica y hacer que parezca que estás tomando represalias contra los Estados Unidos. Esta postura política sólo será en detrimento de ellos”

La “liberación del dólar” sólo complicará los trámites e incurrirá en más costos de transacción y conversión a una economía en tan mal estado que cada centavo cuenta, o debería contar, en teoría.

“Se están imponiendo un daño a sí mismos sin ningún propósito práctico”, dice Morden.

Las sanciones de los Estados Unidos al gobierno de Venezuela tienen algunas excepciones para permitir transacciones que de otro modo estarían prohibidas, tales como financiamiento para la mayoría del comercio comercial, incluyendo la exportación e importación de petróleo; transacciones que involucren únicamente a Citgo; tratos en determinadas deudas venezolanas existentes; y el financiamiento de bienes humanitarios a Venezuela.

Las importaciones estadounidenses de crudo venezolano han estado en torno a los 700.000 bpd en los últimos meses, pero las importaciones de junio -los últimos datos de EIA disponibles- fueron de 616.000 bpd.

EEUU importacionesPetroleodeVzla

La producción de petróleo en Venezuela cayó este año a 1,92 millones de bpd en agosto, según fuentes secundarias de la OPEP. Venezuela está por debajo de su cuota de 1.972 millones de bpd bajo el acuerdo de corte de producción del cártel, seguramente no porque obedientemente se sobreponga a los recortes. Su economía está en desorden y sus refinerías funcionan a menos del 50 por ciento de la capacidad disponible porque la empresa estatal no puede realizar el mantenimiento adecuado.

La nación que se sienta en las mayores reservas de petróleo del mundo se ve obligada a importar gasolina, y muchos de sus habitantes están pasando rápidamente a la pobreza debido a una inflación estimada en un 360 por ciento en 2016, y esperan que sea más de 720 por ciento este año.

A fines de agosto, Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia soberana de Venezuela para reflejar su opinión de que “es probable un incumplimiento de la deuda dado la nueva reducción en las opciones de financiamiento para el gobierno de Venezuela tras la imposición de sanciones adicionales”.

De acuerdo con la agencia de calificación, las reservas internacionales brutas han caído a 9.800 millones de dólares en agosto.

“Es probable que la recuperación económica de Venezuela se vea más limitada por la perspectiva de condiciones de liquidez y financiamiento estrictas agravadas por las sanciones, la disminución de la producción de petróleo y la incertidumbre política”, señala Fitch.

 

La Patilla

Facebook Comments
Share.

Leave A Reply

Diseñado por kenneth herretes derechos reservados Noticias Diarias 2013 -2017