La empresa Alimentos Kellogg’s no logró escapar de la crisis venezolana, así como tampoco pudieron sostenerse otras tantas multinacionales que trabajaban en el país. La situación económica asfixiante acarreó que se perdiera cada vez más la producción por los altos costos que implica mantener la producción.

La empresa habría dado a conocer las decisión a través de un comunicado que circuló a través de las redes sociales. En él se especifica que cesarían sus operaciones hasta este 15 de mayo. Sin embargo, hasta los momentos no se conoce un pronunciamiento oficial en relación a la veracidad de la información difundida.

En el documento, Kellogg’s indicó que cumplió con el pago completo de los salarios, beneficios y sus prestaciones sociales de los trabajadores, en virtud a la terminación laboral y en cumplimiento con lo establecido por la ley.

El control cambiario impuesto por el gobierno chavista puso en “jaque” a la economía venezolana y a la posibilidad de las empresas de adquirir divisas para la importación de materia prima. La sequía de dólares y la falta de asignación han presionado el alza de la tasa del “paralelo”, cuyo precio rompió la barrera de los 700 mil bolívares, impulsado, además, por la incertidumbre política.

Deja un comentario