Cocina en casa una auténtica pizza napolitana

0
214
Cocina en casa una auténtica pizza napolitana
Cocina en casa una auténtica pizza napolitana

Esta receta de pizza napolitana evoca la verdadera tradición de la pizza italiana: la simplicidad de unos buenos ingredientes. No está cargada con un montón de sabores ni es de gran complejidad, de hecho te sorprenderá saber que la napolitana de siempre no es otra que la clásica pizza margarita.

Ingredientes

Para la masa:

400 gr de harina de trigo
5 gr. de levadura
1 taza de agua
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Extra:

250 gr. de queso mozzarella fresco
2 tomates bien maduros
Albahaca fresca
Sal
Pimienta negra
Orégano

Preparación

  1. Para comenzar con esta pizza napolitana haremos una masa casera, aunque siempre puedes comprarla preparada si deseas, pero el sabor no será igual.
  2. Vierte en un recipiente la harina junto con la levadura, removiendo con las manos. Después incorpora el agua y amasa para que se integren los ingredientes. Una vez integrados añade la sal y el aceite y amasa de nuevo.
  3. Cuando la mezcla ya no esté tan pastosa, coloca harina en una mesa o encimera, enharina tus manos y pon la bola en en la superficie plana. Usa ese espacio para ir amasando con energía, puedes ir añadiendo un poco de harina si notas que la masa se pega demasiado.
  4. Tras 10 minutos más o menos amasando, la masa ya debería estar a punto. Sabrás que está bien cuando no se pegue a tus manos, en ese momento colócala en un recipiente, cúbrelo con un trapo y deja reposar en un lugar cálido durante 1 hora.
  5. Transcurrido este tiempo la masa ya habrá crecido y estará lista para usarse, lo sabrás porque al presionarla con tu dedo la misma volverá a su posición original rápidamente.
  6. Estírala con un rodillo y colócala en una bandeja apta para hornera, pinchándola con un tenedor para evitar que suba.
  7. Enciende el horno a 250ºC y monta tu pizza. Pela los tomates maduros y luego tritúralos, añádeles una pizca de sal y aceite de oliva y reparte la pasta de tomate en la base de la pizza de manera uniforme. Si gustas puedes triturar solo un tomate y el otro cortarlo en rodajas y añadirlo a la pizza.
  8. Corta las rodajas de queso mozarella fresco e incorpóralas en la pizza, remata con unas hojas de albahaca fresca y un poco de aceite de oliva.
    Mete en el horno cuando esté bien caliente por unos 10 minutos o hasta que esté bien dorada.

Fuentes: Unareceta

Deja un comentario