Falsos bonos venezolanos por más de $1.000 millones se salvan de sanciones de EEUU

0

Firmas de maletín ya disueltas usaron el nombre de la República de Venezuela para negociar bonos por $1.022 millones, en extrañas operaciones desde la isla de Jersey, un famoso paraíso fiscal. Tres de estos papeles lograron entrar de contrabando en la lista de activos financieros perdonados por Donald Trump cuando su Departamento del Tesoro anunció el viernes las nuevas sanciones contra Pdvsa y el gobierno de Nicolás Maduro, revelaron fuentes a El Estímulo.

Entre la lista de bonos emitidos por Venezuela y por Pdvsa que han quedado a salvo de las sanciones impuestas por Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro se han colado tres papeles fantasma que suman un valor nominal de emisión de $1.022 millones. Fueron registrados por empresas privadas, de maletín, inscritas y ya disueltas en la isla europea de Jersey, un paraíso fiscal para lavadores de dinero, revelaron fuentes financieras a El Estímulo.

Los extraños papeles cuyos verdaderos dueños o registradores no aparecen por ninguna parte, están incluidos en la lista de bonos que sí se pueden transar en los mercados, publicada por la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros) del Departamento del Tesoro de EEUU el día que sancionó al gobierno de Maduro.

Aparentan ser bonos de la República, pero en realidad no hay hasta ahora pruebas de que hayan sido emitidos por el gobierno de Venezuela o por alguno de sus entes descentralizados.

En la lista difundida el 25 de agosto por la OFAC con los papeles de la República, Pdvsa y algunas empresas venezolanas a salvo de las sanciones, para alivio de ciertos inversionistas de dentro y fuera de Venezuela, aparecen estos bonos identificados con los ISIN XS0838835451; XS0504851535 y XS0838864808.

Sus valores nominales son $500 millones, $22,6 millones y $500 millones, respectivamente.

A primera vista, por su nombre parecen ser bonos soberanos de la República de Venezuela, pero en realidad se trata de los nombres de tres empresas creadas a propósito por inversionistas privados. Las siglas Ltd, son como las señales que ayudan a detectar un producto pirata en el anaquel de una tienda.

No está claro cómo lograron estas personas meter de contrabando los papeles en la rigurosa lista OFAC, supuestamente diseñada para excluir activos financieros que puedan ser usados para financiamiento ilegal de corruptos de Venezuela y más allá, del sector público y del privado.

Las empresas propietarias de estos bonos son “The Republic of Venezuela 9% Euro Dollars Bonds 2023 Ltd”; “The Republic of Venezuela 11.75% Euro–Dollar Bonds 2026 Ltd”; y “The Republic of Venezuela 8.25% Bonds 2024 Ltd”.

Todas fueron inscritas en la Jersey Financial Services Commission (la Comisión de Servicios Financieros de Jersey, una entidad oficial de este paraíso de inversiones turbias y sin impuestos, que pertenece a la Corona Británica y está ubicada en el Canal de la Mancha).

Una investigación preliminar llevada a cabo por El Estímulo encontró que esos instrumentos financieros nunca fueron emitidos por ningún ente del Estado venezolano, por lo que su inclusión en la lista de la OFAC es cuando menos improcedente.

Se trata de instrumentos diseñados fraudulentamente para aparentar ser bonos de la República, observó una fuente.

Otro papel similar sí quedó fuera de la lista de perdonados por la OFAC, y aparecía hasta el viernes en pantallas de operadores, según se constata en la data de la empresa de servicios de información financiera Bloomberg.

Se trata del instrumento con las mismas características identificado con el ISIN XS0536738999, descrito en Bloomberg como “Republic of Venezuela 9% Euro –Dollar Bonds 2023 Ltd”.

La compañía de estos bonos fue creada en un registro privado en agosto de 2010 y disuelta el 15 de septiembre de 2016, según se confirma en el registro de compañías de Jersey.

Fuentes consultadas por El Estímulo señalaron que se trata de un presunto fraude contra el nombre del país y los controles financieros, que acaba de ser encajado por la OFAC: estos papeles con nombre de la República de Venezuela en realidad son unas notas estructuradas emitidas por estas empresas “off shore”, de maletín, cuyos verdaderos dueños no aparecen por ninguna parte y los papeles no se transan en los mercados financieros ordinarios.

Una nota estructurada, instrumento usual en los mercados financieros, es un producto de inversión que incluye por lo general un bono como garantía de capital y otro papel derivado. Se supone que permiten un mayor rendimiento que el de los papeles de renta fija por sí solos.

En los registros de Jersey las empresas aparecen como “incorporadas”, representadas por Volaw Group’s Structured Finance, una firma de intermediación y representación financiera ubicada en el Fifth Floor 37 Esplanade, St Helier, Jersey JE1 2TR Channel Islands.

Es la misma dirección provista por las empresas de maletín propietarias de los bonos venezolanos de cuya existencia ahora se duda. En total en esta dirección de Jersey han sido registradas 27 empresas de fachada con el nombre común “Republic of Venezuela” y en cada caso el agregado de un bono con su año de vencimiento, según se constata en data corporativa del Reino Unido.

Pero sólo tres pasaron el ácido de la OFAC.

Entre los servicios financieros que ofrece en su currículo Volaw, la agente de estas empresas de maletín, está “el reempaque de bonos emitidos por la República de Venezuela”, y la emisión de instrumentos financieros respaldados por activos subyacentes.

Una de estas empresas creadas “had hoc” para negociar los bonos, la “The Republic of Venezuela 11.75% Euro-Dollar Bonds 2026 Limited”, tuvo como capital al momento de la constitución $500 dólares en 500 acciones, cada una por valor de un dólar, según se constata en los registros oficiales ante la Comisión de Servicios Financieros de Jersey.

Su único representante legal y único nombre en todas estas operaciones fue Trevor Lennard Norman, que en realidad es unos de los directores de la firma intermediaria Volaw.

Trevor Lennard Norman (Volaw)

Norman es empleado de la firma 181 Fund Limited. Ingresó a Volaw Trust & Corporate Services Limited in 1988 y ha sido director desde 1989. Es responsable de la gerencia y administración de clientes corporativos, lo que incluye fondos de inversión colectiva y firmas de propósito específico, según recoge el servicio Capital Markets, de la agencia Bloomberg, con datos recabados por la agencia S&P.

También es reconocido en la industria financiera como un especialista en las finanzas del mundo islámico, ejecutadas de acuerdo a los rigores de la Sharia, la ley islámica.

La liquidación sumaria de la “empresa” de maletín“The Republic of Venezuela 11.75% Euro-Dollar Bonds 2026 Limited” fue comunicada el 16 de septiembre de 2016, por la Comisión de Servicios Financieros de Jersey, tres días después que la entidad oficial recibiera la petición de sus agentes, que además presentaron un certificado de solvencia diciendo que la firma no tenía “ni activos ni pasivos”.

Las otras tres empresas que dan nombre a los bonos colados en la lista OFAC también fueron oportunamente liquidadas.

Según data consultada por El Estímulo, la razón social de estas empresas fue limitada a la emisión de estas notas estructuradas que aparentan ser bonos de Venezuela. En las operaciones  estuvieron involucrados el banco alemán Deutsche Bank AG, como agente de pago; el banco Exprinter International Bank NV, como líder de la colocación y Credit Link Notes Ltd, como agente de colocación, además de una prestigiosa firma de abogados de Nueva York.

Una de las fuentes financieras consultadas por El Estímulo en esta investigación señaló que existe la presunción de que estos papeles en realidad no existen físicamente hoy.

Serían parte de un juego contable de ciertas entidades financieras venezolanas, inclusive privadas, para usar los bonos que en realidad no tienen, y así ocultar huecos financieros e inflar balances, tanto ante autoridades venezolanas como de otros países donde tienen operaciones.

Una de las interrogantes, señaló una de las fuentes, es cómo ciertos intereses lograron colar estos papeles en la lista a salvo de la OFAC. Advierte la posibilidad de que en esta engorrosa estrategia haya intervenido algún banquero venezolano tenedor, ideólogo o diseñador de estas notas estructuradas asentadas como bonos de la República.

 

El Interés

Share.

Leave A Reply

Diseñado por kenneth herretes derechos reservados Noticias Diarias 2013 -2017