Parejas curiosas probaron las escenas “picantes” de “Cincuenta Sombras Más Oscuras”

0

Tras el éxito de la saga de las películas de la escritor E.L James con “50 sombras de Grey” y “50 sombras más oscuras”, parejas de todo el mundo se han puesto un poco curiosas y han decidido practicar algunas escenas de sexo que aparecen en la picante trama.

La página Cosmopolitan reseñó la historia de una pareja que a pesar no han podido realizar todas las escenas, si han puesto en práctica alguna de ellas:

El helado

Él coge otra cucharada y deposita el helado en mis pechos. Después, con el dorso de la cuchara, lo extiende hacia los pezones.

Oh, está frío. Cada pezón se endurece con el frescor de la vainilla.

‘¿Frío?’, pregunta Christian suavemente, mientras se inclina para lamer el helado.”

Ante ello,el hombre ató con una corbata a su chica y le extendió el helado por encima. “¡es una sensación agradable! Después, mi marido aprovechó para comer algo de helado (vale, en realidad se comió toda la tarrina pero insistió en que eso es lo que Christian Grey haría)”.

Bolas Ben Wa

Él me aparta las braguitas hacia un lado y desliza un dedo dentro de mi, moviéndolo en círculos. No puedo evitar soltar un gemido”, es la frase completa de la escena, sin embargo la novia aseguró que no lo disfrutó pues como se encontraban en un cumpleaños, ella pensaba constantemente pensaba que alguna de las bolas se resbalaría y caería en la grama como “si estuviéramos jugando a un partido de cricket“.

Los azotes en la habitación

“Pon las manos detrás de la espalda”, murmura él. Se quita la pajarita y la usa para sujetarme las muñecas a la espalda. “¿Esto es lo que quieres, Anastasia?” Cierro mis ojos. Es la primera vez desde que le conocí que quiero hacer esto. Lo necesito. “Sí”, susurro. “¿Por qué? Me pregunta mientras me acaricia la espalda. Me estremezco en cuanto su mano me toca”.

Luego de leer dicha parte, la mujer indicó que reconoció que le gusta. Sin embargo, no creyó que podía hacerlo pues “estar sometida a un hombre es algo poco atractivo,pero creo que es algo que incorporaré a mi rutina”.

La masturbación en el ascensor

“El ascensor para en la planta 53 para que entren más personas, pero yo no estoy prestando mucha atención. Estoy centrada en cada uno de sus movimientos. Círculos… moviéndose hacia adelante y hacia atrás… Explorando mientras nos desplazamos”.

La chica indicó que nadie los miró pues el mundo está demasiado asustado de quedarse encerrado ahí dentro. “Christian y Ana deberían sentirse afortunados por no estar en la cárcel”.

El par de novios curiosos decidió esperar la próxima entrega del libro “50 sombras liberadas” para continuar con sus actividades íntimas.

Caraota Digital

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...