Medellín se prepara para recibir al Papa

0

Francisco visita este sábado Medellín, la otrora capital del narcotráfico, para su tercera misa multitudinaria en Colombia en la ciudad que marcó la historia de la Iglesia católica latinoamericana, reseña AFP.

Cientos de jóvenes con guitarras, en un clima alegre con cantos y alegría, provenientes de diferentes localidades, pasaron la noche entera a cielo abierto para asistir a una misa en honor de santo San Pedro Claver, el defensor de los derechos de los esclavos, que festeja su día.

Después de pronunciar contundentes homilías y mensajes para defender la paz, Francisco visita el bastión político del expresidente Alvaro Uribe, gran enemigo del proceso de paz, para hablar de otras temáticas que afectan a los colombianos.

Se trata de la segunda visita de un papa a Medellín después de la de Juan Pablo II en 1986.

Francisco honrará la memoria del pontífice polaco santificado con una misa en el Aeropuerto Internacional Olaya Herrera, el mismo en el que más de un millón de personas se congregaron hace 31 años.

Las autoridades de la ciudad, históricamente rival de Bogotá, esperan esta vez congregar cerca de dos millones de fieles y superar el 1.300.00 de Bogotá, entre las mayores de su historia.

El papa argentino dedicará buena parte de su quinta jornada en Colombia a dialogar con religiosos y estudiosos del Seminario del Sagrado Corazón de Jesús.

La visita a Medellín tiene un fuerte significado personal para el pontífice argentino, porque fue el lugar donde la jerarquía de la iglesia de América Latina decidió en 1968 comprometerse con la causa de los sectores populares, la llamada “opción preferencial por los pobres”, que es hoy en día la prioridad de Francisco, el primer papa latinoamericano.

El legado de Medellín, que Pablo VI reconoció con su visita a Colombia, la única a la región en 1968, por décadas fue negado y de alguna se revitalizó con el papa Francisco.

El papa visitará el Hogar de San José donde de nuevo dedicará caricias y abrazos a niños víctimas de la violencia y el abandono.

También hablará con los jóvenes, que le entregarán al papa un mural de gran tamaño en el que expresaron sus preocupaciones por la educación, la corrupción y el embarazo adolescente.

El obsequio fue creado durante las jornadas de Scholas, un programa que creó Francisco en Argentina, cuando no era papa y que se ha realizado en diferentes países.

Curar las heridas del conflicto, ponerse del lado de las víctimas, exigir “verdad y justicia” de manera de lograr reconciliación y una paz duradera tras más de medio siglo de enfrentamiento del Estado con guerrillas, paramilitares y narcotraficantes, han sido el hilo conductor de la visita de cinco días del jefe de la iglesia católica a Colombia.

La capital de Antioquia, que se transformó gracias al sistema de transporte masivo, que incluye metro, teleférico, autobuses y tranvía, se ha movilizado.

“La fe se siente fuerte en toda la área metropolitana de Medellín”, contó a la AFP Jhon Jairo Cano, quien pinta y restaura estatuas religiosas.

“Es una temporada buena porque hace poco se firmó la paz”, aseguró.

El papa argentino, de 80 años, que ha tenido una agenda muy cargada durante su vigésimo viaje internacional y quinto a Latinoamérica concluirá el domingo en Cartagena su histórica visita.

AFP

Share.

Leave A Reply