Las incógnitas en torno al petro

0
253
Las incógnitas en torno al petro

Aún se desconocen algunos aspectos de la criptomoneda venezolana. Entre ellos, el funcionamiento de las “granjas”

El 3 de diciembre de 2017 el presidente Nicolás Maduro anunció la creación de una criptomoneda respaldada en oro, gas, diamante y petróleo venezolano y le puso como nombre “petro”. La justificación para crearla fue “el bloqueo financiero de algunos países e instituciones internacionales contra el país”.

Desde ese día hasta la actualidad, se crearon distintas regulaciones e instituciones para controlar el uso de la moneda virtual, la primera en manos de un Estado y respaldada por reservas petroleras. Surgió así la Superintendencia de la Criptomoneda el 8 de diciembre y se designó a Carlos Vargas como el encargado del ente gubernamental.

Vargas anunció ese mismo día la creación del Registro Único de Minería Legal que funcionaría a partir del 22 de diciembre de 2017 y hasta el 21 de enero de este año para que aquellas personas que tuviesen equipos para minar criptomonedas pudieran legalizarlos y evitar ser confiscados por autoridades.

Durante la creación del activo digital surgieron dudas sobre su funcionamiento como el hecho de que estuviese sustentado en reservas petroleras. El artículo 3 de la Ley de Hidrocarburos establece que “los yacimientos de hidrocarburos existentes en el territorio nacional, cualquiera que sea su naturaleza (…) pertenecen a la República y son bienes del dominio público, por lo tanto, inalienables e imprescriptibles”,  es decir, las reservas petroleras no se pueden usar para sustentar un activo como el petro.

El presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, José Guerra, explicó en una entrevista que el gobierno atenta contra la Constitución y las leyes al ofrecer reservas de petróleo como sustento de un activo.

“Yo lo veo como una deuda. El gobierno está emitiendo un pasivo”, dijo el legislador.

Otro de los inconvenientes del petro era si se podía minar como otras criptomonedas (bitcoin, ethereum, litecoin). La duda se despejó el 8 de enero cuando en una entrevista el superintendente Vargas indicó que no iba a ser minable, sino que se vendería una cantidad de moneda “preminada” a través de unas subastas que el gobierno anunciaría.

El economista Henkel García explicó a El Nacional Web que hay argumentos para considerar al petro como una criptomoneda o un bono. “No es una criptomoneda que funciona como el bitcoin, pero es un token que se emite bajo una plataforma, en este caso un contrato de ethereum. Aquí el tema real del asunto es si vamos a poder intercambiar petros por un barril de petróleo. Eso no va a ser tan fácil de canjear”, dijo.

La confianza es fundamental

Uno de los elementos que rige el funcionamiento y valor de las criptomonedas es la confianza que depositan sus usuarios en ellas. Cuando esta es muy alta, como ocurrió con el bitcoin, el precio tiende a dispararse rápidamente, pero si es baja, su valor puede llegar a ser nulo.

García indicó que uno de los elementos que va a regir el funcionamiento del petro es la confianza que depositen los usuarios en él. “Si no hay las condiciones necesarias ¿Para qué voy a querer adquirir petros cuando puedo hacer la misma transacción con otra criptomoneda?”, indicó.

El gobierno de Estados Unidos dejó claro a aquellos inversores estadounidenses que decidan realizar operaciones con petros que “puede contravenir las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro”, es decir, podrían ser sancionados por el país norteamericano.

Sobre este tema, García añadió que la cantidad de operaciones que se realicen con petros va a ser limitada precisamente por las sanciones. “No va a tener uso por los principales actores que busca el gobierno”, dijo.

Función de las “granjas” de criptomonedas 

Otro de los anuncios realizado por el Ejecutivo fue la creación de “granjas” para el funcionamiento del petro, las cuales estarían conformadas principalmente por jóvenes adscritos al Plan Chamba Juvenil.

“He decidido a través de la Superintendencia de Criptomoneda crear los proyectos para la minería juvenil y la creación de granjas juveniles de minado de todas las criptomonedas que existen y en especial el petro”, dijo el presidente en un acto realizado en Caracas.

 

El economista explicó que estas instancias creadas por el gobierno no tendrían ningún tipo de función real si el petro no se puede minar. “Para que el petro funcione no se necesita de esto, el petro funciona desde la plataforma de ethereum. De repente son equipos que los pondrán a minar otra criptomoneda como el bitcoin. Aunque ni siquiera se ha explicado cómo van a funcionar”, dijo.

García indicó que las mejorías que puede traer el petro al país son bajas o nulas puesto que no resuelve los principales problemas de fondo que tiene el país. “Desde el punto de vista tecnológico parece interesante, pero no es algo que se considere serio en economía”, sentenció.

Deja un comentario