A falta de pan y arepa bueno son el plátano y la yuca para los Venezolanos

0 2

La escasez de pan y harina de maíz a llevado a los venezolanos a buscar sustitutos alimenticios adaptado al bolsillo

La cara de sorpresa de las personas cuando llegan a una panadería y ven las cestas y estantes vacíos es monumental. En Táchira, “El pan que abre puertas” no está a la orden del día ni a la disposición de lugareños ni visitantes por escasez de la materia prima para su elaboración situación que fue denunciada por la asociación que agrupa a 1.150 panaderos en Táchira, de los cuales 80% se encuentra en cierre técnico.

Lo mismo sucede con la harina de maíz precocida para la elaboración de arepas. En las últimas dos semanas ha llegado el producto a establecimientos comerciales en los que se venden dos paquetes por persona a un precio de Bs. 639 por persona. Pero no todas las personas alcanzan para comprar el producto pese a hacer largas filas desde las 4 de la madrugada. Sin embargo, en “las mesitas”, como se le llama a quienes revenden artículos de la cesta básica en calles, avenidas, residencias y carreteras que comunican a los municipios, el paquete de harina de maíz precocida es ofrecido entre 3.200 y 3.500 bolívares, es decir, 17.22% de una quincena.

“Fui a 10 panaderías y nada”, dijo Antonio Guevara con desilusión. Reveló que el pan lo ha sustituido por galletas de soda, “cuando se consiguen”, pero con mayor frecuencia por plátano cocido con suero o natilla. Igual fue la respuesta de Haidé Contreras, quien optó por consumir en su casa plátano cocido ante la fallas de pan y arepa.

Jorge Valenzuela vive en la localidad fronteriza de San Antonio y con frecuencia va a San Cristóbal por asuntos personales y de trabajo. En San Antonio no consigue pan y cuando está en la capital tachirense hace el recorrido para conseguirlo.

“Lo sustituyo por yuca porque no hay pan ni arepa y cuando se puede por yuca frita”, comentó Valenzuela, que reconoció que es difícil y costoso conseguir aceite para freír el tubérculo.

Por gandolas

Antonio Simoes tiene más de 40 años como panadero en San Cristóbal. Reveló que la panadería se mantiene por la fuente de soda en la que se ofrecen otros productos diferentes a los que elabora principalmente el establecimiento.

“No estamos sacando pan porque no conseguimos la materia prima y la que se consigue es sumamente cara que no la podemos comprar”, dijo Simoes, al tiempo que señaló que cuando consigue es porque le prestan la materia prima.

“Si no hay harina cómo puede haber personas que llegan a vender aquí harina a precio exorbitante”, dijo Simoes.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...