¡Un narcoescándalo más! Por Marianella Salazar

0 7

El dossier de los servicios de inteligencia estadounidenses contra el régimen venezolano es muy extenso. Ha sido sustanciando desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999. Sus vínculos con grupos terroristas como las FARC, la ETA, Hamas, Hezbolá lo llevaron a brindarles protección en Venezuela, eso está documentado por la prensa nacional e internacional. Son de conocimiento público las conexiones del gobierno de Chávez con esas organizaciones, los “camaradas etarras” –por ejemplo–, con un prontuario de asesinatos en España y hasta en Colombia (las FARC junto a la ETA perpetraron en Bogotá –2003– un atentado contra el club social Nogal que causó 36 muertos y 160 heridos), algunos miembros de la ETA residenciados en Venezuela trabajaban en el gobierno, en concejos municipales controlados por el chavismo, y los “brigadistas” vascos colaboraron en entrenamientos de los círculos bolivarianos, todos ellos, así como prósperos etarras asentados en los estado Sucre y Falcón, también tienen pasaportes venezolanos.

Los pasaportes venezolanos y diplomáticos de las narcoguerrillas o de los narcosobrinos facilitaron sus actividades delincuenciales. El expediente de los pasaportes venezolanos en manos terroristas fue rescatado por CNN en español, lo que provocó una destemplada reacción del presidente de la República contra esa cadena de noticias, lo cual denota la carencia de argumentos para desmentir las implicaciones y patrocinio de su gobierno con el narcotráfico y el terrorismo. CNN ha tenido acceso a fuentes de inteligencia, como el FBI, y ha transmitido testimonios valiosos como los del ex director de la DIEX, general Marcos Ferreira –asilado en Estados Unidos– y del embajador Roger Noriega, ex subsecretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, quien asegura que el gobierno venezolano proporcionó miles de documentos de identidad a personas del Medio Oriente, algunos con nexos terroristas.

También están las investigaciones que adelantó el prestigioso abogado Robert M. Morgenthau –fue fiscal del distrito de Nueva York durante más de treinta años–, que ha señalado los estrechos vínculos del para entonces gobierno de Hugo Chávez con grupos terroristas de Hamas y Hezbolá respaldados por Irán, y afirmó que el régimen de Chávez permitía a Irán utilizar el sistema bancario de Venezuela y que el ex ministro del Interior Tareck El Aissami ayudaba a los agentes iraníes a obtener pasaportes venezolanos para viajar libremente por todo el mundo. De manera que no puede sorprender que el poderoso vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela haya sido incluido en la lista negra de la Oficina de Control de Recursos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos, por estar supuestamente implicado en narcotráfico y lavado de dinero.

El director de la OFAC, John E. Smith, dijo que la inclusión del vicepresidente venezolano en la lista de Narcotraficantes Especialmente Designados “marca la culminación de una investigación de varios años”. Las imputaciones contra El Aissami son muy graves, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos denunció que alguna vez “facilitó los cargamentos de narcóticos desde Venezuela hacia México y Estados Unidos”, que, además, “recibió pagos del narcotraficante Walid Makled y estuvo vinculado con el cartel mexicano los Zetas”. ¡Una guará!

Estamos frente a una organización criminal que es gobierno. La suerte del narcorégimen con el imperio está echada. La prudencia de Maduro con respecto a Trump, basado en la presunción de que “peor que Obama no será”, ya tuvo su respuesta: con Obama o con Trump el imperio es malo y no perdona.

Por

@AliasMalula

El Nacional 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...