El lujo de estudiar en Venezuela

0

Familias venezolanas hacen malabares para poder comprar las listas de útiles escolares. Un libro que el año pasado costaba 4.000 bolívares, actualmente tiene un precio de 40.000 bolívares

Carmen Fernández despierta cada mañana haciéndose la misma pregunta: cómo rendir el poco dinero que tiene entre los gastos del día a día y el precio de la lista de útiles escolares.

La madre soltera de un adolescente de 16 años en edad escolar está desempleada. Tiene la responsabilidad de sacar a sus hijos adelante por sus propios medios, tal y como lo ha hecho desde hace 20 años, momento en el que nació su primer hijo.

Fernández hace un recorrido diario por las agitadas calles de Caracas en la búsqueda de un buen presupuesto para reducir gastos en la lista escolar de su hijo menor.

“Hago un recorrido por todos lados: por los chinos, las ferias, camino por la Candelaria, la avenida Fuerzas Armadas, la avenida Urdaneta, pero todos los precios son muy parecidos. Es imposible ahorrar”, afirmó.

Asegura que para poder lidiar con estos gastos vende objetos personales de valor, como los accesorios que tiene desde su juventud. Además, sus padres intentan ayudarla pese a que solo cobran la pensión.

“Me siento impotente, humillada y deprimida por no poder darle a mis hijos algo mejor, una mejor calidad de vida como la que acostumbraban antes. Ellos nunca pasaron el trabajo que están pasando ahora”, manifestó.

Giselle García, madre de dos niños en edad escolar, coincidió con Fernández en que “hay que hacer magia para poder comprar todos los útiles con el sueldo que se gana”.

Afirmó que debido a la creciente inflación en el país los precios aumentan cada semana, por lo que no busca presupuestos para economizar.

“Apenas consigo el libro que necesito lo compro, no me pongo a preguntar presupuestos en diferentes tiendas porque cuando vuelva a buscar el texto en el lugar más económico que encontré, ya aumentó. El precio que ves hoy no es el mismo que el de mañana”, expresó García.

En 2014 la lista escolar para preescolar, primaria y secundaria costaba entre Bs 10.000 y Bs 17.000; en solo dos años, para 2016, alcanzó un precio de entre Bs 100.000 y Bs 155.000 aproximadamente. Actualmente, la lista escolar para el período septiembre 2017 – julio 2018 tiene un precio aproximado de Bs 500.000, sin contar el uniforme, siendo Bs 97.531 el sueldo mínimo.

Fotografía: Ricardo Zapata

Aumento de 900%

Miguel Hannawi, comerciante de una librería ubicada en el Paseo los Ilustres, aseguró que los padres se quejan cuando les dicen el precio de los libros. Precisó que un texto ha aumentado 900% en un año: costaba 4.000 bolívares y hoy vale 40.000 bolívares.

Uno de los ejemplos más destacados es el de la Enciclopedia Santillana, que costaba el año pasado Bs 3.800 y actualmente vale Bs 45.000. El incremento ha sido de 1.084%.

El precio de los útiles escolares tiene un costo abrumadoramente elevado. Un texto escolar básico puede costar más de Bs 30.000; una libreta gruesa doble línea tiene un precio aproximado de Bs 13.000, mientras que un cuaderno pequeño puede costar más de Bs 5.700.

A esto se le suma el elevado costo de los materiales para manualidades: un block de cartulina o papel lustrillo puede costar Bs 5.500, un block de dibujo Bs 8.150, la pega de barra grande Bs 8.550 y el silicón líquido Bs 17.000.

Por otro lado, un morral sencillo puede costar desde Bs 70.00 hasta Bs hasta 100.000, una lonchera puede alcanzar los Bs 70.000 y una cartuchera Bs 25.000. Los precios varían de acuerdo con la marca.

La empleada de una librería cercana a la plaza Bolívar del centro de Caracas también destacó la baja afluencia de compradores en comparación con el año pasado: “En años anteriores estábamos los 12 empleados atendiendo y la cola salía del local. Ahora solo somos 4 y la librería está vacía”.

Fotografía: Ricardo Zapata

Reciclaje y otras alternativas

La reutilización de los materiales escolares ha comenzado a ser parte de la realidad que se vive en el país, ya que para los representantes se traduce en una alternativa para reducir los gastos.

Tanto Giselle García como Carmen Fernández consideran que los útiles que estén en buen estado pueden reutilizarse, como por ejemplo los cuadernos, reglas, colores, borradores y morrales.

“Arranco las hojas de los cuadernos y así hago uno nuevo”, dijo Fernández.

Intenta que los libros de su hijo mayor, que ya está en la universidad, también puedan ser utilizados por el menor.

Por el aumento descontrolado de los precios los padres también han buscado otros métodos para disminuir el costo de la lista.

Algunos piden libros prestados a familiares y amigos, mientras que otros acuden a plataformas en Internet que les permiten conseguir los textos a un menor precio.

“Decidí comprar los libros por Mercado Libre porque los conseguí más económicos, además tenía la ventaja de que desde la comodidad de mi casa podía consultar distintos precios de distintas personas”, afirmó Isabel Vergara, madre de una adolescente 15 años de edad.

Fotografía: Ricardo Zapata

Share.

About Author

Leave A Reply

Diseñado por kenneth herretes derechos reservados Noticias Diarias 2013 -2017