Asesinan a tiros a otra pareja en la frontera con Colombia

Otro hecho de sangre en la que se vio implicada como víctima fatal una pareja, se registró a finales de la semana pasada, cuando en una trocha fronteriza hallaron los cadáveres abaleados con fusil, de un hombre y una mujer.

El hallazgo de los cuerpos se produce a menos de una semana de que una pareja, sin identificar, fueran localizados del lado venezolano. Ambos también fueron ultimados a balazos.

En cuento al más reciente hallazgo, en el sector El Infierno, entre Puerto León y Venezuela, diario La Opinión detalla que “los cuerpos quedaron separados por algunos metros y, al parecer, fueron atacados con tiros de fusil”.

Al hombre lo identificó su familia como Edinson Fabián Carrillo Contreras, de 27 años de edad, quien en la última comunicación telefónica que tuvo con su padre, en noviembre, le manifestó que quería verlo.

El papá de Carrillo aseguró que su hijo pasó los últimos seis meses trabajando en algunas fincas, en Campo Dos (Tibú) y en la frontera con Venezuela, en la misma zona donde fue asesinado junto con la mujer, de la cual no se ofreció ninguna información, ni si tenía vinculación amorosa o de amistad con Edinson.

En relación al doble crimen, el coronel Francisco Gélvez, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, presumió que los hechos ocurrieron en territorio venezolano.

En cuanto a la otra pareja, fue la tarde del sábado 29 de diciembre de 2018, cuando las autoridades colombianas conocieron del hecho y se trasladaron al sitio.

Sin embargo, nada pudieron hacer, por cuanto aunque sí los ubicaron los cuerpos, éstos se hallaban del lado venezolano, a orillas de río Táchira.

El hombre y la mujer fueron hallados el día anterior, por algunos contrabandistas que pasaban por la trocha conocida como La Carbonera, que comunica a Boconó con Tienditas, en Ureña, Venezuela.

Aseguran que las víctimas fueron llevadas hasta ese sitio, y allí las asesinaron.El Cicpc Táchira se encargó de levantar y trasladar estos cadáveres hasta la morgue del Hospital Central de San Cristóbal.

La Nación

Deja un comentario