Skip to content
Noticias Diarias

Comerciantes no pueden costear el cambio de las nuevas máquinas fiscales

28 junio, 2019
Comerciantes no pueden costear el cambio de las nuevas máquinas fiscales

Los comerciantes consideran que es prioritario para ellos invertir en la modernización de sus equipos de producción, porque eso sí contribuye con el crecimiento económico del país 

La mayoría de los comerciantes no podrá cumplir con la Providencia Administrativa 0141 que ordena la renovación de las imprentas y máquinas fiscales para la facturación digital, así lo afirmó Felipe Capozzolo, presidente de Conindustria. La adecuación de estos equipos tiene dos obstáculos importantes: el primero es el costo que representa y el segundo es la falla de los servicios como electricidad e Internet.

“No se trata de poner máquinas nuevas cuando la mayoría de los comerciantes no puede renovar las tecnologías que son prioritarias para la producción. Lo vemos como un contrasentido invertir dinero en una tecnología para efectuar la contribución fiscal cuando ya hay un equipo que está cumpliendo con esa tarea”, sostiene el empresario.

Señala que, a pesar de la crisis que golpea al país, los comerciantes cumplen con sus deberes ante el Seniat. “Ya tenemos máquinas fiscales; ya cumplimos con nuestros deberes formales. Las empresas en general han sido responsables, no hay seguridad, no hay unas condiciones básicas para operar y menos vamos a estar pendiente de adquirir unas máquinas fiscales de última generación”, aseguró Capozzolo. Aunque algunos de sus afiliados adquirieron las máquinas, la mayoría no está operativa. Las fallas de Internet y de señal telefónica imposibilita ponerlas en funcionamiento.

La Providencia Administrativa 0141 establece que las empresas que no se adecuen a esta ordenanza serán sancionadas de acuerdo con el Código Orgánico Tributario. En el artículo 101 de esta normativa, sobre sanciones por incumplimiento en deberes formales, se impone la clausura de 10 días continuos del local, oficina o establecimiento donde se hubiera cometido el ilícito y multados con 150 unidades tributarias.

Hasta el momento, Consecomercio no ha recibido información sobre posibles sanciones a sus afiliados. Tampoco se han realizado fiscalizaciones por parte del gobierno para verificar el cumplimento de la providencia. Algunos afiliados han enviado cartas al Seniat solicitando la derogación de la providencia, pero no han obtenido respuesta.

Cámaras regionales han explicado a los representantes del Seniat en el interior del país, a través de comunicados, las causas por las que esta ley es inviable. Capozzolo señala: “La única repuesta que hemos obtenido de algunos de nuestros afiliados es que ellos reciben las comunicaciones y las van a elevar a la oficia central”.

En este sentido, reitera el llamado al diálogo que hace Consecomercio al gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: