Crisis de efectivo aumenta los pagos de servicios por transferencias electrónicas

Los puntos de ventas colapsados y la disminución de las remesas en las entidades bancarias, que hace que el efectivo se acabe rápido en los telecajeros y taquillas bancarias, ha contribuido a que algunos comercios y servicios de transporte opten por aceptar transferencias electrónicas como forma de pago. 

Desde hace 34 años, Roque Almeida vende helados al frente del Colegio Santo Tomás de Aquino, en el municipio Chacao. Con la crisis de efectivo, se vio en la necesidad de aceptar transferencias como forma de pago. “Muchos de los padres y representes me pagan con transferencia desde que comenzó este año escolar en septiembre”, dijo Almeida a El Estímulo.

Otro caso, es el centro de copiado del edificio de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV). En el sótano hay un puesto desde hace más de 15 años donde se imprime y sacan copias a Bs 900 cada una. Daniel, uno de los encargados, afirmó que desde el inicio del semestre, en octubre de 2017, permiten a los clientes (principalmente estudiantes) pagar a través de transferencia. “No tenemos punto de venta por falta de conexión y como a la mayoría de los estudiantes le cuesta conseguir efectivo, optamos por aceptar transferencias”, expresó Daniel.

Cerca de la facultad, está el pasillo de Ingeniería. A lo largo de este, hay varios puestos que venden libros y uno de los negocios acepta transferencia. El dueño, que no quiso revelar su identidad, indicó a El Estímulo cómo es el procedimiento: “el cliente escoge el libro, yo se lo aparto hasta que traiga el comprobante de la transferencia o me muestre el celular con el pago, luego le entrego el libro”.

Al pago por transferencia, se suma el servicio de transporte particular: taxis y mototaxis.

La línea de taxi del Sambil ofrece a sus clientes, desde hace seis meses, la opción de pagar con esta modalidad. “No todos los taxistas ofrecen este servicio. Si la persona va a cancelar con transferencia, primero debe notificarle al encargado de la línea para que este le asigne un taxi que sí lo acepte”, dijo uno de ellos.

En Caracas hay varios motorizados que permiten a su clientes pagar bajo esa modalidad. Dioscar acepta desde hace seis meses que sus clientes de confianza paguen con transferencia. “Tengo una cliente que debo llevar en la mañana y buscar en la tarde a su trabajo durante toda la semana. Acordamos que los viernes debe transferirme el total de la cuenta”, dijo el conductor.

Nelson, dueño de un local de venta de refrescos y chucherías que tiene conexión a Internet y fotocopiadora, optó por esa modalidad dado los recurrentes problemas de efectivo y colapso de puntos de venta. Solo a la clientela de confianza le permite esta forma de pago. Ha pasado malos ratos con algunas personas que le muestran el recibo de una supuesta transferencia de dinero que nunca cayó en su cuenta, comentó.

Cada vez son más los comercios y servicios que se ven obligados a aceptar las transferencias como forma de pago. Esto, gracias al déficit de efectivo que afecta a gran parte de los ciudadanos en Venezuela. Actividades tan simples como pagar el ticket del estacionamiento o comprar chucherías, como un caramelo o una chupeta, se han convertido en un calvario a la hora de pagar.

 

 

Deja un comentario