Skip to content
Noticias diarias

EE UU acusó a Rusia, China y Cuba de apoyar a “ex régimen” de Maduro

19 marzo, 2019
EE UU acusó a Rusia, China y Cuba de apoyar a “ex régimen” de Maduro

EE UU acusó a Rusia, China y Cuba de apoyar a “ex régimen” de Maduro

La subsecretaria de Estado para Control de Armamento, Yleem Poblete, dio un duro discurso, en el que también criticó a Irán, Siria y Corea del Norte, con motivo del acceso de EE UU a la presidencia de la Conferencia de Desarme en Ginebra.

La subsecretaria de Estado de EE UU para Control de Armamento, Yleem Poblete, acusó a Rusia, China y Cuba de apoyar al «ex régimen» de Nicolás Maduro en la represión de la democracia en Venezuela.

«El ex régimen de Maduro, con ayuda no disimulada de Rusia, China y Cuba, ha usado tácticas de represión contra elementos democráticos y ha intentado acorralar la Asamblea Nacional, única institución democrática en ese país», señaló Poblete.

La subsecretaria hizo estas declaraciones en un duro discurso, en el que también criticó a Irán, Siria y Corea del Norte, con motivo del acceso de Estados Unidos a la presidencia de la Conferencia de Desarme en Ginebra.

«La historia ha demostrado que un régimen que oprime a su pueblo y se salta a la torera el Estado de Derecho desprecia las leyes internacionales, por lo que esperamos que un representante del presidente legítimo Juan Guaidó pueda asumir la presidencia de turno venezolana de esta Conferencia de Desarme en mayo», afirmó.

En su intervención, Poblete indicó que las acciones agresivas y desacato de Rusia han sacudido la arquitectura de seguridad europea a través de todo tipo de acciones, como la de seguir apoyando y defendiendo las tácticas brutales del régimen sirio de Bachar al Asad contra su propio pueblo, incluido el uso de armas químicas. “Pero el de Damasco no es el único régimen aborrecible que apoya Rusia, también el de Maduro en Venezuela», añadió la subsecretaria de EE UU, país que el mes pasado suspendió el Tratado de Eliminación de Misiles Nucleares de Mediano y Corto Alcance que Moscú y Washington mantuvieron en vigor durante 30 años.

A Rusia particularmente la caracterizó como uno de los «actores malignos» en el ámbito internacional por el inclumplimiento de obligaciones internacionales en el tema de desarme y por apoyar a regímenes como el de Siria y Venezuela.

«Lamentablemente, el régimen en Damasco (Siria) no es el único régimen odioso que Rusia apoya. También brinda ayuda y consuelo al brutal régimen de (Nicolás) Maduro en Venezuela», dijo Poblete el martes en Ginebra.

El gobierno de Estados Unidos desconoce a Maduro y respalda la gestión del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quien sigue una agenda que incluye el cese de la usurpación, la instalación de un gobierno de transición y elecciones libres.

Maduro no obstante sigue al mando del país, respaldado por algunas naciones y por los altos mandos militares del país.

Sobre Irán, expresó la preocupación de EE UU por el programa de desarrollo balístico de un país que «posee el mayor arsenal de misiles de la región y los desarrolla con cada vez mayor exactitud», algo que en su opinión es uno de los principales factores de desestabilización de Medio Oriente.

De China, la subsecretaria de Estado afirmó que sigue centrada en el dominio regional y en intentar ser cada vez más capaz de ejercer la coerción de los aliados de Estados Unidos para convertirse en una potencia militar que pueda competir a nivel mundial.

Con Corea del Norte, país con el que Estados Unidos mantiene actualmente un diálogo de desarme al más alto nivel (con dos reuniones en 2018 y 2019 entre el presidente Donald Trump y el mandatario norcoreano Kim Jong-un), Poblete se mostró más moderada, aunque instó a Pyongyang a «abandonar todas sus armas de destrucción masiva».

Estados Unidos asume la presidencia de una Conferencia de Desarme que no ha conseguido la firma de acuerdos internacionales en esta materia en las dos últimas décadas, lo que ha minado su reputación y ha generado una parálisis que en palabras de la delegación norteamericana debe contrarrestarse con voluntad política.