El mega apagón nacional al descubierto

La confusión y la zozobra mantienen en vilo a los venezolanos luego que el pasado jueves 7 de marzo, repentinamente la energía eléctrica y las comunicaciones se despidieran de los hogares y establecimientos del país para no volver, momentáneamente.

Por: lapatilla.com

Las explicaciones oficiales resultan incoherentes, y a medida que pasan los días, la ciudadanía toma protagonismo por mano propia en medio de la desesperación por encontrar, tanto alimentos, como formas para mantenerse comunicados entre sí.

La lucha contra la conciencia ha sido demoledora, mientras muchos venezolanos recurren a la anarquía, otros buscan la posibilidad de ayudar, proporcionando un contraste gris al drama que se ha extendido por cuatro días en el territorio, pero, ¿En realidad existe una solución inmediata a la crisis energética?

Una investigación pone al pueblo a tragar fuerte mientras se encuentra con los brazos atados…

Anatoly Kurmanaev, reportero de The New York Times en Venezuela, asumió con creces su trabajo para informar a la población sobre lo que en realidad ocurre con el desastre eléctrico; la curiosidad y la necesidad lo impulsaron a indagar en las raíces del problema, así que decidió adentrarse en el lugar donde debería generarse la claridad de la patria.

A continuación su historia completa

Fui al corazón del sistema de transmisión eléctrica de Venezuela en el estado Guáricopara intentar averiguar qué está pasando con la red. Aquí se encuentra la respuesta del por qué es probable que persistan los apagones parciales por un tiempo. Sinceramente espero estar equivocado.

Este es el principal centro de distribución de energía de Venezuela, la subestación San Gerónimo B fuera de Valle de la Pascua el pasado domingo (10 de marzo). Estaba cerrado desde el jueves. No había zumbidos de la corriente. Los trabajadores dijeron que la mayoría de ellos fueron enviados a sus hogares indefinidamente el viernes.

-La importancia de esta subestación para Venezuela-

San Geronimo B es la única vía para suministrar cargas de alto voltaje (765 KV) desde El Guri(estado Bolívar) hasta el 80% de la población venezolana (Caracas, Centro y Oeste de Venezuela).

El mega apagón nacional al descubierto 1
Foto: Cortesía @akurmanaev

 

 

La cercana subestación de respaldo, San Geronimo A, transmite una corriente 400 veces más débil desde la central hidroeléctrica Macagua, cerca de El Guri, a Caracas vía Santa Teresa.

Ésta se ha estado encendiendo y apagando los últimos dos días. Esto, junto con algunas limitaciones térmicas, es lo que ha mantenido la luz intermitente en la capital.

Empleados y ex empleados de la actual Corpoelec, y José Aguilar, experto en energía, dijeron que esto es insostenible. La línea de 400 KV es demasiado débil. Caracas superó esa capacidad a principios de los 80 cuando se inauguró el Metro.

¿Es posible proporcionar un suministro estable al país sin San Gerónimo B? “Imposible”, dijo Aguilar

La subestación de La Horqueta en Villa de Cura, que envía el poder desde El Guri a Valenciay luego hacia el oeste a través de San Gerónimo, también cayó el domingo.

Estas son muy malas noticias para el occidente de Venezuela, son los últimos en la línea.

San Geronimo B no está funcionando porque no está recibiendo suficiente de El Guri. Esa es la parte más aterradora. Es la evidencia de que el régimen de Nicolás Maduro está lejos de reiniciar con éxito sus turbinas.

¿Qué causó la falla de El Guri? El líder sindical de Corpoelec, Ali Briceño, dijo que fue un incendio en la línea troncal de 765 KV lo que causó un aumento en el sistema y causó que se cerrara. No hay operadores calificados allí para reiniciarlo.

Esto ha sucedido antes. Pero nadie está cortando el césped o manteniendo incendios en la línea troncal.

La teoría de Briceno es “posible pero no probable“, dijo una de las personas que construyó esa línea troncal.

El fuego habría tenido que ocurrir en un tramo relativamente pequeño, entre El Guri y la primera subestación de 765 KV, Malena, para que eso sucediera.

También hay tres líneas paralelas de 765 KV que corren a cierta distancia unas de otras. Es poco probable que el fuego los haya afectado a todos.

La mayoría de las personas con las que hablé dicen que el problema tenía que ocurrir dentro de las turbinas de El Guri. Y eso es un pensamiento aterrador. Si están dañados, serán muy difíciles de reemplazar o reparar. No hay dinero ni personas capacitadas.

Un gerente de Corpoelec dijo que, después del apagón, un operador de El Guri le dijo que “las turbinas están fallando“, antes de colgar. Él no ha podido alcanzar a nadie allí desde entonces. Sebin es una amenaza constante.

Y sin El Guri, es Mad Max

El hecho de que el régimen no presente una explicación coherente solo me hace temer que algo realmente malo haya sucedido. Primero fue sabotaje industrial, luego fue un ataque cibernético.

El régimen ya canceló las clases el lunes y Vladimir Padrino dijo el pasado domingo que “todavía hay mucho por hacer”… Estos no son signos de solución inminente para esta pesadilla.

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Deja un comentario