El Viernes Rojo de Venezuela: Un plan destructivo de Maduro

0
104
El Viernes Rojo de Venezuela: Un plan destructivo de Maduro
Loading...

Justo cuando la crisis en Venezuela no podía empeorar, Nicolás Maduro llevó a cabo una de las mayores devaluaciones monetarias de la historia . El anuncio de Maduro el 17 de agosto, al que ahora los analistas llaman “Viernes rojo”, muestra cuán desesperado, limitado de efectivo y torcido está el régimen. A medida que el país enfrenta una de las semanas más inciertas de su historia, lo que viene a continuación para Venezuela (y sus vecinos) podría ser catastrófico.

Por Moises Rendon – Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales / traducción libre del inglés por lapatilla.com

La hiperinflación está en espiral. El FMI estima un millón por ciento para fines de año, mientras que Ricardo Hausmann, economista de Harvard y ex ministro en Venezuela, estima una inflación anual de 44 millones por ciento. Las fronteras de Venezuela están viendo un número sin precedentes de migrantes y refugiados que continúan huyendo a las naciones vecinas. Dentro del país, las condiciones son similares a un escenario de guerra, ya que la escasez extrema de alimentos y medicinas se profundiza. Miles de niños mueren de desnutrición, las personas contraen enfermedades anteriormente erradicadas y miles mueren por complicaciones debido a la falta de recursos médicos. Sin embargo, el plan económico de Maduro probablemente intensificará las ya difíciles condiciones.

P1: ¿Qué anunció Maduro?

R1: El viernes, Nicolás Maduro anunció una serie de medidas económicas que tienen a todos en Venezuela y afuera preocupados y confundidos. Los ajustes económicos incluyen:

.- Quitar cinco ceros de la moneda nacional y renombrándola como el “bolívar soberano”.

.- Creando dos unidades de cuenta: el bolívar soberano y el petro, una criptomoneda controlada por el régimen y “respaldada por recursos naturales”.

Cargando...

.- Otorgando al petro un valor de $ 60 o 3,600 bolivares soberanos . El Petro fluctuará y se usará para establecer precios de bienes y salarios.

.- En lugar de una tasa de cambio ordenada por el régimen de 250,000 bolívares por dólar, la tasa aprobada por el estado aumentará a alrededor de 6 millones de bolívares por dólar. Esto se traduce en una enorme devaluación del 95 por ciento.

.- Aumentando el salario mínimo mensual en un 6,000 por ciento , de menos de $ 1 por mes a $ 30 por mes para septiembre de este año.

.- Para ayudar a las pequeñas y medianas empresas con los aumentos salariales antes mencionados, el gobierno pagará el aumento de los salarios durante los primeros 90 días.

.- Establecer “controles de precios” a nivel nacional de los bienes de consumo, sin dar detalles de implementación.

.- Elevar la tasa del impuesto al valor agregado (IVA) en aproximadamente un 4 por ciento.

.- Reiteración de anuncios de la semana pasada , recortando combustibles altamente subsidiados. Al precio actual, 50 centavos pueden llenar alrededor de 9,000 camionetas pequeñas.

.- Para suavizar el retroceso de su anuncio económico, Maduro prometió a los titulares de un Carnet de la Patria (tarjeta de identificación nacional), la identificación controlada por el régimen que se utiliza como una herramienta para el control social , recibirá un “bono”. Es probable que las medidas se financien mediante la impresión de una nueva moneda, el bolívar soberano, de la nada. Como era de esperar, los anuncios de Maduro están desencadenando el caos monetario más agudo del país hasta la fecha.

P2: ¿Qué significan estos ajustes para Venezuela?

R2: A medida que avanza la política monetaria, es improbable que las últimas medidas proporcionen ningún beneficio para la economía o las personas. Más bien, paralizará aún más la economía y expulsará a más personas del país, a medida que continúe la espiral exponencial hacia una hiperinflación más profunda. Los analistas económicos, incluido Hausmann, coinciden en que los últimos anuncios de Maduro solo exacerbarán el declive económico y una crisis humanitaria sin precedentes. La mayoría de las empresas no podrán hacer frente al aumento masivo de los salarios, lo que probablemente se traducirá en una pérdida masiva de empleos y un mayor consumo de emigración masiva. Casi el 90 por ciento de la población de Venezuela ha caído por debajo del umbral de la pobreza, y las medidas de Maduro significan más angustia e incertidumbre, lo que agrava una situación ya peligrosa y caótica en las calles.

En lugar de tratar de ajustar la economía y hacer frente a la hiperinflación, los anuncios destructivos de Maduro parecen ser otro paquete de control social, siguiendo el libro de jugadas chavista para aprovechar las dificultades de la población a fin de fortalecer el control político. Dada la falta de salidas democráticas y los desesperados intentos del régimen por aferrarse al poder, Venezuela enfrenta su “peor escenario “: un colapso mayor.

P3: ¿Qué significa esto para la comunidad internacional?

R3: El éxodo de Venezuela, que eventualmente podría superar a los 6 millones de personas que han huido de la guerra civil siria, amenaza con provocar más caos en la región. Colombia está llevando la peor parte, ya que comparte la frontera más larga y accesible con Venezuela. Cerca de 120,000 personas cruzan diariamente de Venezuela a Colombia. Muchos regresan después de adquirir alimentos y medicinas, mientras que otros permanecen en Colombia o continúan el viaje a otros países vecinos. Aproximadamente dos millones de personas han huido del país en los últimos dos años, pero después del anuncio del viernes, más familias e individuos no tendrán otra alternativa que huir de la situación económica que ya era insostenible. Los expertos estiman que de uno a tres millones de personas huirán en los próximos meses.

Los venezolanos que huyen de un país que alguna vez fue rico y amistoso con los inmigrantes ahora necesitan esa solidaridad de sus vecinos, como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro imploró conurgencia este fin de semana.

La comunidad internacional, principalmente con sanciones y esfuerzos diplomáticos, continúa aumentando la presión sobre el régimen de Maduro, hasta ahora con poco efecto. Los Estados Unidos, entre otros países de la región, como Argentina, están brindando asistencia muy necesaria a Colombia y Brasil para mitigar los riesgos humanitarios en sus fronteras. Brasil , que ha proporcionado refugios y recibido a venezolanos en los últimos años, ahora está desplegando tropas en su frontera, ya que los residentes de la ciudad fronteriza brasileña de Pacaraima atacaron campamentos venezolanos el sábado. Temerosos por su seguridad, unos 1.200 venezolanos volvieron al país del que huyeron. Otros países, como Ecuador y Perú, han endurecido recientemente los requisitos para los migrantes venezolanos.

A medida que se esperan cada vez más oleadas de migrantes y refugiados en las próximas semanas y meses -especialmente después de los anuncios del viernes- los países vecinos y la comunidad internacional deberían aumentar sus esfuerzos para aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano. Los Estados Unidos respondieron recientemente enviando un buque hospital de la Armada de los EEUU a la costa colombiana para ayudar a aliviar el sufrimiento de los migrantes venezolanos. El presidente argentino, Mauricio Macri, anunció el lunes que involucrará a la Corte Penal Internacional para investigar al gobierno venezolano por crímenes de lesa humanidad, una iniciativa muy necesaria para soluciones a largo plazo. Los venezolanos que huyen de un país que alguna vez fue rico y amistoso con los inmigrantes ahora necesitan la solidaridad de sus vecinos, como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, con urgencia imploró este fin de semana.

P4: ¿Qué propone la oposición venezolana y cómo debe responder la comunidad internacional?

R4: Luego de que Maduro generó un régimen totalitario al crear una Asamblea Constituyente ilegítima y rígida el año pasado y revocó los poderes de la Asamblea Nacional dirigida por la oposición, la fragmentación dentro de la oposición ha sido la norma. El régimen ha usado excusas, desde tweets hasta ataques con drones , para tomar medidas más enérgicas tanto contra las libertades civiles como contra cualquier oposición política. El último caso es contra Juan Requesens, un miembro de 29 años de la Asamblea Nacional, que fue sacado a rastras de su casa por hombres enmascarados y llevado a El Helicoide, una prisión de máxima seguridad administrada por el ala de inteligencia del gobierno. La combinación de amenazas, secuestros y encarcelamiento sin cargos, tanto para los políticos como para sus familias, ha provocado que la mayoría de los líderes de la oposición venezolana huyan del país.

Después del “Viernes rojo” de Venezuela, los líderes de la oposición responden con diferentes tonos y acciones. Algunos líderes de la oposición se unieron a representantes de algunos sindicatos de trabajadores del petróleo para convocar a una huelga nacional este lunes, el día en que las medidas económicas de Maduro entrarán en vigencia. Otros líderes de la oposición, como María Corina Machado , están llamando a intensificar las protestas callejeras.

El secretario Almagro publicó una carta llamando al presidente de la oposición de la ahora Asamblea Nacional despojada de poder, Omar Barboza, para reconocer la autoridad de la Corte Suprema, que fueron nombrados por la Asamblea Nacional, y luego huyó a Bogotá debido a la persecución del régimen. Almagro acusó a Barboza no solo de reconocer la autoridad de la corte exiliada sino también de respetar su reciente decisión de corrupción pública y lavado de dinero contra Nicolas Maduro. Proporcionar crédito a las decisiones legítimas de la Corte Suprema al tiempo que se retira el reconocimiento del régimen de facto podría ser una forma de avanzar para los Estados Unidos y los gobiernos democráticos regionales.

Una nación alguna vez rica con las mayores reservas de petróleo del planeta ahora está atrapada bajo un régimen cómplice de abusos contra los derechos humanos, narcotráfico, hiperinflación desenfrenada y control social cada vez mayor. El enemigo más fuerte del régimen sigue siendo la economía, ya que no se plegará a la voluntad de Maduro. La comunidad internacional debería comprometerse más que nunca a aumentar la presión sobre el régimen y limitar el sufrimiento del pueblo venezolano.

Moises Rendon es asociado y director asociado del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC

 

Noticias Diarias

Siga todas las noticias de Venezuela y el mundo por nuestras redes sociales tales como @noticiasdiarve y @Kennethherretes

Loading...