EN FOTOS: El colapso de un glaciar en Groenlandia

Desde lo alto de un acantilado sobre el glaciar Helheim en Groenlandia, trataba de llamar a mi esposa en Nueva York a través de un teléfono satelital. Antes de que pudiera dejar un mensaje, una explosión rompió el silencio ártico.

Por Lucas Jackson/Reuters

Más explosiones se sucedieron.

Corrí a través de una tundra fangosa hasta una cámara de video en un trípode que apuntaba al glaciar y arranqué la bolsa de basura que había usado para protegerla. Apreté grabar en cuanto pude enfocar.

El sonido de la explosión mutó a una especie de estruendo sordo. Durante la siguiente media hora, el hielo se rompió y un trozo de más de 6 kilómetros de ancho cayó al mar en un proceso llamado desprendimiento, que es muy poco frecuente presenciar a esta escala.

Como fotógrafo de Reuters, capturé imágenes de volcanes en erupción, secuelas de huracanes y tornados, e incluso de la guerra, pero nunca me he sentido tan pequeño. Fue un final conmovedor para un proyecto de un mes de duración para examinar los efectos del cambio climático en Groenlandia.

La idea era seguir a los científicos que realizan investigaciones climáticas. Los expertos han tenido el poder computacional para comprender el calentamiento global en apenas unas pocas décadas, y las cifras son aleccionadoras. Pero, ¿de dónde provienen los datos?

Para averiguarlo, recurrimos a un equipo de científicos que realizaban vuelos desde Islandia para un proyecto de la NASA llamado Oceans Melting Greenland (Océanos Derritiendo Groenlandia). Los expertos buscan entender cómo los océanos cálidos están derritiendo el hielo de la isla desde abajo.

También pasamos tiempo con David Holland, oceanógrafo de la Universidad de Nueva York, quien estaba en la zona por otro proyecto de investigación y que también fue testigo del desprendimiento del glaciar Helheim.

Me di cuenta de la escala de este trabajo estando a bordo de un avión de la NASA con el investigador principal Joshua Willis y otros científicos, a 12.192 metros de altura, viendo el horizonte blanco aparentemente infinito de la capa de hielo que recubre Groenlandia.

El avión se inclinó y giró sobre los escarpados acantilados y las rocas del este de Groenlandia, que se están convirtiendo en polvo por efecto de los inmensos glaciares.

Me uní al equipo de la NASA durante una semana en marzo en Keflavik, Islandia. Cada día despegamos de las pistas heladas y sobrevolamos la costa de Groenlandia, mientras los científicos Tim Miller, Ron Muellerschoen y David Austerberry recogían una secuencia interminable de números, símbolos y letras en sus computadoras a partir de datos de radar sobre los glaciares.

Holland ha estado estudiando el Helheim y otro glaciar llamado Jakobshavn durante más de una década.

En junio, lo acompañé mientras visitaba Helheim, cerca de la localidad costera de Tasiilaq, que tiene una población de unos apenas 2.000 habitantes. El sitio se las ingenió para convertirse en algo así como un destino turístico, con solo dos hoteles que a veces sirven carne de ballena.

El transporte aquí se limita a barco o helicóptero en el verano y trineo de perros en el invierno. En verano, el sol aparece sólo un par de horas por día.

Holland reunió datos sobre actividad sísmica, temperatura y viento, junto con imágenes secuenciales.

Tanto para los periodistas como para los científicos, el cambio climático es difícil de documentar. A menudo sucede imperceptiblemente: un aumento de temperatura de un décimo de grado, unos pocos milímetros menos de lluvia, una capa de hielo que se derrite lentamente.

Es por eso que fue tan abrumador ver miles de millones de toneladas de hielo colapsar de una vez. De repente, no se sintió como un problema pequeño o distante.

Un narval hembra emerge en una zona abierta rodeada de hielo marino en el oeste de Groenlandia el 30 de marzo de 2012. Foto tomada el 30 de marzo de 2012. Foto cortesía de Kristin Laidre / Folleto vía REUTERS
Foto cortesía del Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia / Aqqalu Rosing-Asvid / Folleto vía REUTERS
Un glaciar en el sudoeste de Groenlandia en 1935 en esta foto obtenida por Reuters el 18 de septiembre de 2018. Foto cortesía de la Agencia Danesa de Suministro y Eficiencia de Datos / Folleto a través de REUTERS
Gente que pasa en canoa por los icebergs en el este de Groenlandia en esta foto de finales del siglo XIX-principios del siglo XX obtenida por Reuters el 18 de septiembre de 2018. Foto cortesía del Museo Nacional de Dinamarca / Th. N. Krabbe / Folleto a través de REUTERS
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El mecánico del avión, David Fuller, inspecciona un Gulfstream III de la NASA durante una inspección previa al vuelo antes de un vuelo para apoyar la misión de investigación de Oceans Melting Greenland (OMG), 12 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Radar Engineer Ron Muellerschoen (L), Radar Engineer Tim Miller (C) and Pilot in Command Tom Parent discuss issues with an autopilot system while flying inside a NASA Gulfstream III above Greenland to measure loss to the country’s ice sheet as part of the Oceans Melting Greenland (OMG) research mission, March 13, 2018. REUTERS/Lucas Jackson SEARCH “JACKSON GREENLAND” FOR THIS STORY. SEARCH “WIDER IMAGE” FOR ALL STORIES.
El director de Earth Science Flight Programs en NASA, Eric Ianson, observa la capa de hielo de Groenlandia dentro de un Gulfstream III de la NASA volando sobre Groenlandia para medir la pérdida de la capa de hielo del país como parte de la misión de investigación Oceans Melting Greenland (OMG), 13 de marzo , 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El mecánico del avión, David Fuller (L), trabaja con un trabajador local para mover un Gulfstream III de la NASA durante una inspección previa al vuelo antes de un vuelo para apoyar la misión de investigación de Oceans Melting Greenland (OMG), 12 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El mecánico del avión, David Fuller (L), trabaja con un trabajador local para mover un Gulfstream III de la NASA durante una inspección previa al vuelo antes de un vuelo para apoyar la misión de investigación de Oceans Melting Greenland (OMG), 12 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El ingeniero de radar Ron Muellerschoen supervisa la recopilación de datos dentro de un Gulfstream III de la NASA volando sobre Groenlandia para medir la pérdida de la capa de hielo del país como parte de la misión de investigación de Oceans Melting Greenland (OMG), 12 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux utiliza un taladro para instalar antenas para instrumentos científicos que se dejarán en la cima del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 19 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El equipo de rastreo por GPS se deja en la cima del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 19 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Las piscinas de agua de deshielo se ven en la cima del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 19 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un glacial se ve desde la ventana durante un vuelo de la NASA para apoyar la misión de investigación Oceans Melting Greenland (OMG) sobre la costa este de Groenlandia, 13 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El término de un glacial se ve desde la ventana durante un vuelo de la NASA para apoyar la misión de investigación Oceans Melting Greenland (OMG) sobre la costa este de Groenlandia, 13 de marzo de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oceanógrafo David Holland (C) come con Denise Holland (L), el oficial de seguridad Brian Rougeux y el estudiante Febin Magar (R) en su campamento de ciencia en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, 19 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux trabaja para construir una estructura semipermanente en un campo de ciencia en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux trabaja para construir una estructura semipermanente en un campo de ciencia en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oceanógrafo David Holland trabaja con el estudiante Febin Magar para inspeccionar un sismógrafo en su campamento de ciencias en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux porta una pieza de una cúpula de radar mientras trabaja en un campamento de ciencia en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Los icebergs tabulares flotan en el Fiordo Sermilik después de un gran evento de parto en el glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 23 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Denise Holland prepara una comida en un campamento de ciencias en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, 22 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Una fotografía aérea del campo de ciencia del oceanógrafo David Holland en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux trabaja con el estudiante Febin Magar para armar una cúpula de radar mientras trabaja en un campo de ciencia en el glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El oceanógrafo David Holland repara un módulo de GPS roto en su campamento de investigación sobre el glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El estudiante Febin Magar observa mientras el oficial de seguridad Brian Rougeux quema leña sobrante mientras trabajaba en un campamento de ciencias en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El estudiante Febin Magar en un campamento de investigación en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 20 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Una gran grieta se forma cerca del frente de parto del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 22 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El sol ilumina el glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 22 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Los icebergs tabulares flotan en el fiordo Sermilik después de un gran evento de parto en el glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 23 de junio de 2018. Esta porción entre el frente del glaciar y el océano abierto es conocida como la “melange” y está llena de hielo y nieve y icebergs agrupados en su camino a un fiordo y más tarde al océano. REUTERS / Lucas Jackson
El oficial de seguridad Brian Rougeux desabrocha el equipo para inspeccionarlo mientras trabajaba en un campo de ciencia en el lado del glaciar Helheim cerca de Tasiilaq, Groenlandia, el 22 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
Un iceberg flota en un fiordo cerca de la ciudad de Tasiilaq, Groenlandia, el 24 de junio de 2018. REUTERS / Lucas Jackson
El primer ministro de Groenlandia, Kim Kielsen, se encuentra en su oficina con una fotografía gigante de un águila de mar en Nuuk, Groenlandia, el 2 de junio de 2016. REUTERS / Alister Doyle / File Photo

Deja un comentario