La agencia crediticia china Dagong Credit coloca a Venezuela en revisión negativa

0

La agencia china de calificación crediticia Dagong Global Credit Rating Co., Ltd. (en lo sucesivo, “Dagong”) ha decidido colocar la calificación crediticia soberana de la República Bolivariana de Venezuela (en lo sucesivo, Venezuela) en la lista de revisiones negativas. Así lo ha publicado en una nota en su portal web (en inglés)

Por lapatilla.com

Razona la agencia Dagong que “El 2 de noviembre Venezuela anunció su intención de reestructurar su deuda externa total, lo que indica el continuo deterioro de su economía interna y las finanzas del gobierno, y ante la presión por la baja solvencia en moneda local y extranjera, el gobierno venezolano demostró una menor disposición para pagar su deuda, lo que aumenta los riesgos de incumplimiento con respecto a su deuda de 183 millones de dólares con vencimiento el 7 de noviembre y otras deudas por vencer. Los motivos específicos se establecen a continuación”:

1. La sombría perspectiva de la reestructuración de la deuda causa una considerable incertidumbre sobre si el gobierno venezolano puede pagar sus deudas que vencen, lo que resulta en altos riesgos de incumplimiento.

En primer lugar, hasta ahora, la cobertura de reservas internacionales de Venezuela sobre la deuda externa total ha sido de alrededor del 10%. Se proyecta que para junio de 2018, el gobierno venezolano y el principal e intereses de la compañía petrolera estatal en deuda vencida constituirán el 21.0% y el 10.5% de las reservas internacionales, respectivamente. Aunque las reservas internacionales pueden cubrir la deuda en vencimiento a corto plazo, en última instancia no pueden cubrir la deuda a largo plazo.

Además, luego del anuncio del gobierno venezolano del 2 de noviembre de que reestructuraría su deuda externa total, se estableció un panel de inmediato; sin embargo, frente a la deuda de 183 millones de dólares con vencimiento el 7 de noviembre y otras deudas que vencen en los meses siguientes, el gobierno venezolano no ha mostrado su disposición a pagar la deuda existente. Antes de abrir la negociación sobre la reestructuración de la deuda y llegar a un acuerdo, existe una considerable incertidumbre sobre si el gobierno venezolano puede pagar la deuda según lo programado o no.

Por último, pero no por ello menos importante, alrededor del 60% de los que tienen los bonos del Tesoro de Venezuela son estadounidenses, aunque las sanciones financieras de Estados Unidos contra Venezuela todavía están vigentes. Por lo tanto, sigue siendo difícil reestructurar las deudas de los acreedores estadounidenses, mientras que los canales de refinanciamiento son limitados. En lo que respecta a los acreedores no estadounidenses, Venezuela ve una ampliación de la deuda a gran escala, por lo que es desafiante predecir el futuro de Venezuela en busca de refinanciamiento de acreedores no estadounidenses y el resultado de la reestructuración de la deuda, por lo que la incertidumbre resultante crece sobre futuras negociaciones sobre Restructuracion de la deuda. Dicho esto, el corto plazo verá considerables riesgos de incumplimiento.

2. Venezuela carece de la capacidad de crear riqueza por sí misma, mientras que las fuentes de pago de la deuda son muy frágiles, por lo tanto, presenta una baja solvencia.

Dado que los precios del petróleo se desplomaron a fines de 2014, Venezuela experimentó una aguda recesión económica y una hiperinflación continua, lo que provocó una caída sustancial en los ingresos financieros y mermó sus capacidades de creación de riqueza. Enfrentando un gran déficit y la presión del vencimiento del pago de deuda, debido a que los activos gubernamentales relativamente grandes no pueden actuar como una fuente de pago confiable debido a una liquidez más débil y al entendimiento de que el financiamiento de la deuda no puede continuar debido a los altos costos y canales limitados, el gobierno venezolano depende en gran medida de la obtención de divisas y las fuentes de pago de la deuda son vulnerables.

Al mismo tiempo, debido a la disminución de las reservas internacionales y la tremenda presión de la depreciación de la moneda local, el gobierno enfrenta riesgos significativos en el pago de la deuda externa. Al cierre de 2016, las reservas internacionales de Venezuela cayeron a 11 mil millones de dólares, que se prevé que sigan disminuyendo en 2017 y 2018. Las reservas internacionales solo serán del 37,3% y del 37,7% respectivamente, lo que de ninguna manera garantiza el reembolso de la deuda externa. Eso, junto con la presión de la devaluación de la moneda local debido a la emisión de dinero, incurre en serios riesgos contra la deuda externa del país.

Dagong continuará siguiendo cualquier cambio en los riesgos crediticios soberanos de Venezuela y ajustará su calificación crediticia en consecuencia.

Share.

About Author

Leave A Reply

Diseñado por kenneth herretes derechos reservados Noticias Diarias 2013 -2017