La relación petrolera Venezuela-Cuba bajo escrutinio estadounidense

El gobierno de Estados Unidos está advirtiendo a la industria naviera que no facilite el suministro de petróleo venezolano a Cuba, un aliado cercano de Caracas que se considera que apoya al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Por Argus Media | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

“La Asamblea Nacional de Venezuela decretó la suspensión de las exportaciones de crudo a Cuba tras el colapso de la red eléctrica nacional”, dijo ayer en Twitter el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton. “Las compañías de seguros y las compañías navieras que facilitan estos envíos regalados a Cuba están ahora en aviso”.

La afirmación de Bolton fue seguida por un llamado del líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, por ayuda internacional para impedir el flujo de petróleo a la isla. “No más entrega de petróleo a Cuba … y pedimos cooperación internacional para llevar a cabo esto”, dijo ayer a la Asamblea Nacional.

Los datos de envíos indican que poco petróleo venezolano ha estado fluyendo a Cuba en las últimas semanas, lo que sugiere que la convocatoria es más política que práctica.

La petrolera nacional de Venezuela, Pdvsa, suministraba regularmente productos crudos y refinados a Cuba desde que los dos países firmaron un acuerdo de estado a estado en el año 2.000. El suministro cayó a alrededor de 50.000 b / d a fines del año pasado desde más de 100.000 b / d en 2015 en respuesta a la disminución de la producción venezolana, según datos internos de Pdvsa obtenidos por Argus .

Ante la persistente escasez de combustible, La Habana ha forjado acuerdos puntuales con otros proveedores de petróleo , como el de Sonatrach de Argelia. Las exportaciones de petróleo de Pdvsa se han estancado por completo debido a un apagón catastrófico en Venezuela la semana pasada. Incluso antes de que se apagaran las luces, las sanciones petroleras de los EE . UU. habían dejado unos 14 millones de barriles de crudo varados en las terminales venezolanas y en buques petroleros anclados costa afuera.

Pdvsa tradicionalmente utilizó su terminal arrendada de Bullen Bay en la isla de Curazao, controlada por los holandeses, para facilitar parte de su suministro a Cuba. Pero desde mediados de 2018, el crudo enviado desde Curazao a Cienfuegos en Cuba es del tipo Urales rusos, no el crudo venezolano, dicen las fuentes de envío. Los Urales medianos se descargan en tanques en tierra en Bullen Bay y luego son recogidos por embarcaciones con destino a Cuba, como el buque S-Trotter con bandera de Panamá y las Nedas de bandera griega . El último petrolero recogió los Urales en Bullen Bay a mediados de febrero, con destino a Cienfuegos, donde el Estado de Cuba, Cupet, administra una refinería de la era soviética de 65.000 b / d. Se cree que Cuba revende parte del petróleo en el mercado para generar efectivo.

En Curazao, Pdvsa utilizó previamente Bullen Bay para operaciones de barco-tierra de sus grados pesados ??de Boscan y Bachaquero para atender destinos asiáticos de larga distancia como China y Malasia.

Pero el uso de Curazao como escala ha disminuido drásticamente desde mayo de 2018, cuando ConocoPhillips, una petrolera independiente de Estados Unidos, impuso gravámenes sobre los activos de Pdvsa para tratar de cobrar una deuda de arbitraje. Las incautaciones de otros acreedores siguen siendo un riesgo para Pdvsa en todo el Caribe holandés. El buque Icaro, que tiene bandera de Panamá, ha estado anclado en Bullen Bay desde diciembre de 2018 debido a confiscaciones previas al juicio.

Según su acuerdo bilateral de dos décadas con Caracas, Cuba paga por el petróleo venezolano con el despliegue de expertos en los campos de seguridad, salud y deportes, entre otros. Los opositores han ridiculizado el acuerdo por mucho tiempo como un “obsequio” de petróleo, una visión que algunos de los partidarios de Maduro comparten silenciosamente.

A pesar de que poco o nada de petróleo venezolano llega a Cuba ahora, decenas de miles de funcionarios cubanos todavía están desplegados en Venezuela, con decenas haciendo vida en el palacio presidencial de Miraflores.

El llamado de la oposición venezolana a cortar el suministro de petróleo a Cuba coincide con un tenso enfrentamiento político entre Maduro y Guaidó, el presidente de la asamblea que es reconocido por la mayoría de los países occidentales como el líder interino de Venezuela. Guaidó se dirigió ayer a los legisladores de la oposición después de emitir un decreto que declara un “estado de alarma nacional” en respuesta al prolongado apagón de la electricidad. “Nuestro petróleo, el petróleo del pueblo venezolano, se necesita con urgencia para hacer frente a esta emergencia nacional”.

La llamada provocó una ovación de pie en la cámara legislativa, lo que subraya la amargura generalizada por la injerencia cubana en Venezuela, incluso si ahora está llegando poco del petróleo del país.

La interrupción a nivel nacional ha dejado a millones de venezolanos sin electricidad y sin suministro de agua desde el 7 de marzo. Desde entonces, se ha restaurado el suministro eléctrico en aproximadamente tres cuartas partes de Caracas y otras áreas del país, pero el servicios sigue siendo errático.

Deja un comentario