Skip to content
Noticias diarias

Los enemigos de Maduro llenan embajadas en Venezuela a medida que la crisis se profundiza

12 mayo, 2019
Los enemigos de Maduro llenan embajadas en Venezuela a medida que la crisis se profundiza

Desde el exuberante jardín tropical de la residencia del embajador de Chile, el líder de la oposición venezolana, Freddy Guevara, recibe un esperado llamado de un diplomático extranjero y le pide que proteja a un colega legislador que huye de la última represión del presidente Nicolás Maduro.

“Gracias, gracias embajador. En nombre de todos nosotros ”, dijo Guevara hablando en su teléfono celular mientras se sienta para una entrevista poco común dentro del complejo diplomático que ha sido su hogar incómodo y aislado durante los últimos 18 meses.

“Probablemente piensas que todo esto fue preparado para ti, ¿verdad?”, Se ríe mientras escucha un mensaje de texto compartiendo la buena noticia a alguien en su grupo. “Pero los últimos días han sido así”.

A medida que la crisis de Venezuela se profundiza, más y más opositores del gobierno están huyendo, enfrentándose a un arresto por su papel en un levantamiento militar fallido la semana pasada cuando el líder de la oposición, Juan Guaidó, tomó el control de una carretera con un pequeño grupo de tropas que intentaban derrocar a Maduro.

Pero en lugar de ir al exilio, o a la cárcel como otro mártir silenciado del movimiento para expulsar a Maduro, muchos disidentes golpean las puertas de las embajadas extranjeras en un retroceso a los días oscuros de los años 70, cuando dictaduras militares mucho más sangrientas en América del Sur. cazaban a sus oponentes.

En los últimos 10 días, como Maduro se ha recuperado del levantamiento, tres legisladores se han refugiado en las residencias de embajadores de Italia y Argentina, mientras que el líder opositor Leopoldo López, quien desafió el arresto domiciliario para participar en el golpe, ahora vive con su Familia en la residencia del embajador español. Otros se esconden en misiones no reveladas, mientras que 18 miembros de la guardia nacional que respondieron al llamado de Guaidó a rebelarse están escondidos en la embajada de Panamá.

Ninguno ha solicitado asilo, a pesar de que los países de América Latina tienen la tradición de otorgar tal estatus a los parias políticos que se presentan en sus misiones diplomáticas, permitiéndoles ingresar como “invitados” en una especie de limbo esperando a que caiga Maduro.

Para Guevara, eso le permitió permanecer políticamente activo, manteniendo frecuentes sesiones de estrategia con Guaidó y otros miembros de su partido Popular Will.

“Soy como el fantasma en una casa encantada: no puedo irme, pero si quieres venir puedes hablar conmigo”, dice.

La decisión de Guevara de buscar refugio dentro de la residencia del embajador fue en parte una necesidad, en parte una estrategia política.

El jugador de 33 años se cortó los dientes políticos durante las protestas estudiantiles contra Hugo Chávez hace una década y se elevó rápidamente en las filas de la oposición luego de que varios de sus incondicionales fueron encarcelados o exiliados. Como vicepresidente del congreso controlado por la oposición, fue uno de los líderes de las protestas contra Maduro en 2017 que provocó más de 130 muertes. Cuando el gobierno finalmente sofocó los disturbios, Guevara estaba en la lista de los organizadores a los que acudían.

Guevara dijo que se había enterado de su inminente arresto por cargos de instigar la violencia por parte de un juez de la Corte Suprema y que se había escapado por la puerta trasera de su edificio de apartamentos por temor a que llegara la policía política de SEBIN.

Pidió la protección de Chile con la esperanza de que llevaría a casa a los vecinos de Venezuela, muchos de los cuales se mostraron reacios a enfrentar a Maduro, pero ahora reconocen a Guaidó como el líder legítimo del país, el riesgo de una crisis política y económica en espiral.

“Cada legislador que vive en una embajada es un recordatorio permanente para ese país, sus medios de comunicación y su gente de que Nicolás Maduro no es solo un problema para los venezolanos”, dijo Guevara. “Imagínese si Nancy Pelosi tuviera que correr a una embajada porque el presidente Trump quería enviarla a la cárcel, o el jefe del congreso en Francia tenía que esconderse dentro de la embajada española debido a Macron”.

Fue recibido con los brazos abiertos por el entonces embajador de Chile, Pedro Ramírez, quien ya había admitido a Roberto Enríquez, presidente del partido conservador COPEI. Dos años después, Enríquez sigue viviendo en el recinto.

En un momento dado, Ramírez también estaba albergando a cinco jueces cuyo nombramiento en el tribunal superior por el congreso fue rechazado por Maduro. Los juristas, que solicitaron asilo, más tarde abandonaron la residencia y se deslizaron a través de la frontera después de que el gobierno de Maduro les negó el paso seguro al exilio.

Para Ramírez, quien había servido como ministro de gabinete en el gobierno socialista de Salvador Allende, fue una oportunidad para devolver un favor: cuando Allende fue derrocado en 1973, Ramires fue arrestado y pasó tres años en la cárcel antes de ser exiliado a Venezuela, que Tomó a decenas de miles de chilenos luego del golpe. Ramírez se consideraba un admirador de Chávez, pero rápidamente llegó a ver a su sucesor Maduro como un dictador después de regresar a Venezuela como embajador en 2014.

“Venezuela para mí es como un segundo hogar”, dijo Ramírez desde la capital de Chile. “Me duele ver lo que está pasando. Es casi indescriptible “.

Claramente, Guevara está en mejor situación que los 857 venezolanos, incluidos dos colegas legisladores, considerados presos políticos por grupos locales de derechos humanos. Las tortugas gigantes y los pájaros guacharaca chillan ruidosamente en un jardín tropical con una piscina donde trabaja todos los días. Los empleados de la embajada preparan sus comidas, encienden un generador durante los apagones frecuentes y resuelven las tareas diarias que son una carga lenta para los venezolanos más acomodados en una economía colapsada caracterizada por la hiperinflación y la escasez generalizada.

Pero para todas las comodidades, las privaciones también son reales: no puede viajar para visitar a familiares que viven en el extranjero y ya se perdió las bodas de dos amigos en las que se suponía que debía servir como el mejor hombre. Tampoco se le permite una actividad política abierta, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile lo puso a disposición de The Associated Press para una entrevista rara.

Sus propios planes también están en espera. Recientemente le pidió a su compañera activista novia que se casara, convencido de que ya no podía permitir que Maduro dictara el curso de su vida. Confía en que podrán casarse en una Venezuela posterior a Maduro, liberada de lo que él llama su “jaula dorada”, para fin de año.

“Parte de resistir una dictadura es simplemente vivir tu vida”, dijo.

Mientras tanto, obtiene fuerza de la cuerda para saltar y un libro de oraciones diarias que era uno de los favoritos de Abraham Lincoln y que compró en los Archivos Nacionales de EE. UU. En Washington.

“La libertad es algo intrínseco a nuestra humanidad común, no es suficiente simplemente tener un techo sobre la cabeza del año, una cama y comida”, dice. “Eso me ayudó a entender por qué el comunismo va en contra de la naturaleza humana. … Como dice la Biblia, ‘el hombre no vive solo de pan’ ”.

Por Joshua GoodmanCuenta / AP