Noticias Sociedad

Los errores cometidos por la oposición que provocaron el regreso de Hugo Chávez el 13-A

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Una marcha gigantesca. El generalato conspirando. La oposición decidida. Un paro cívico. Fedecámaras y la Confederación de Trabajadores de Venezuela con músculo y arrastre. Un paquete de leyes que no cayó bien en ningún lado. Los gerentes de Petróleos de Venezuela despedidos. La caída de un símbolo en el país: la meritocracia. La caminata gigantesca se desvía de manera sorpresiva al Palacio de Miraflores. Muertos y heridos de un lado y del otro. Los medios retratan la violencia del régimen. Y entonces, ahora sí, los generales le piden la renuncia a Hugo Chávez, la cual aceptó. ¿Cómo fue que pudo regresar el 13 de abril?

Lucas Rincón le solicitó la renuncia, la cual aceptó. Así como el infeliz golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, Chávez se rindió. Y muchos de sus colaboradores lo dejaron solo. Nicolás Maduro y Cilia Flores huyeron. Diosdado Cabello se escondió. No eran demasiados los que estaban aquella noche en el Palacio de Miraflores. De ese grupo, resaltan Iris Varela, Héctor Navarro y Ana Elisa Osorio. ¿Dónde estaban los radicales del chavismo? ¿Dónde estaba Cabello, que hoy con Maduro amenaza a la oposición?

Solo y derrotado, a Chávez solamente tenían que aceptarle la petición de salida del país. Pero, como ya es habitual, en la oposición de la época -que no estaba dirigida por partidos, sino por empresarios y “sociedad civil”- nadie se puso de acuerdo sobre el destino del depuesto presidente. Algunos querían el ostracismo. Otros la cárcel. Pero el punto es que entre la salida del Palacio de Miraflores, la visita al Ministerio de la Defensa, el viaje a La Orchila y el retorno a Caracas, hay un trecho tan corto como contundente y definitivo.

La juramentación de Pedro Carmona Estanga en Miraflores le puso plomo al esfuerzo cívico de la caminata de 11-A. La sola asunción de un régimen de facto no iba a resistir el menor de los análisis. Disolviendo como en efecto disolvió Carmona todos los poderes públicos, enviaba la imagen al país y al mundo que lo suyo era un régimen ilegítimo.

En la Asamblea Nacional había diputados del chavismo dispuestos a evaluar la pertinencia de juramentar a un presidente como mandaba la Constitución. Una transición ordenada. Los radicales del otro lado no permitieron que aquello ocurriera. Y entonces el resto es historia de la cual se debe aprender de los errores: Hugo Chávez regresó “victorioso” al Palacio de Miraflores el 13 de abril de la mano del general Raúl Isaías Baduel, hace exactamente 17 años.

El Cooperante

Deja un comentario

Pin It