Sociedad

Maduro pierde el apoyo de los barrios de Venezuela

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Maduro pierde el apoyo de los barrios de Venezuela (1)

Maduro pierde apoyo en los barrios de caracas y esto se debe a la crisis y a la desatención del gobierno en las necesidades básicas del pueblo

LA VEGA, Venezuela.- Los barrios marginales de esta nación han sido la columna vertebral del gobierno de izquierda durante décadas, y uno de los pocos baluartes restantes para  Nicolás Maduro. Ahora se han vuelto en su contra, un cambio nacido de la miseria económica y la violencia policial que podría causar su salida del poder, publica The Wall Street Journal.

Por David Luhnow | The Wall Street Journal
Fotos Fabiola Ferrero
Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El apoyo a  Maduro entre la quinta parte más pobre de la población de Venezuela ha pasado de aproximadamente de 40% a principios de 2016 a 18% en febrero, según Datanálisis, una encuestadora respetada en Venezuela.

Con Estados Unidos y otros países que apoyan a Juan Guaidó como presidente encargado, la pérdida de apoyo a Maduro entre los venezolanos incluso empobrecidos lo despoja de una base crucial, lo que le permite confiar en la lealtad de sus fuerzas armadas y grupos paramilitares.

Los barrios marginales del país, abrazan las laderas de todas las grandes ciudades de Venezuela y constituyen aproximadamente la mitad de la población nacional.

Niños pobres en un salón de la escuela Fe y Alegría (Foto WSJ)

 

La escuela Fe y Alegría en La Vega, Caracas, luchó por la falta de agua y el aumento de los precios de los alimentos. La mayoría de sus estudiantes dependen de la comida diaria de la escuela. En un día reciente, los estudiantes fueron alimentados con arepas (Foto WSJ)

 

La escuela Fe y Alegría en La Vega, Caracas, luchó por la falta de agua y el aumento de los precios de los alimentos (Foto WSJ)

 

Desde enero, los activistas han criticado a Maduro en las reuniones de vecinos que se han realizado en muchos barrios. Las protestas estallaron este mes después de un apagón nacional de varios días que dejó a los residentes sin luz ni agua, pudriendo la poca comida que tenían  en sus neveras.

“Algo nuevo está sucediendo en los barrios”, dijo el padre Alfredo Infante, un sacerdote jesuita local. “Se sienten conectados con Guaidó de una manera que no lo han hecho con otros líderes de la oposición. Tiene un origen pobre y parece que pertenece al barrio “.

Al otro lado de los barrios, murales desteñidos con la imagen del fallecido Hugo Chávez compiten con nuevos grafitis y las consignas “Fuera Maduro”. Muchos culpan a la brutalidad del régimen por el cambio, una represión violenta que enfrenta al gobierno contra las mismas personas que lo pusieron en el poder.

 

El graffiti con pintura roja dice “Fuera Maduro” un mensaje que aparece en los barrios pobres que se están volviendo en contra del régimen FOTO: FEDERICO PARRA / AGENCE FRANCE-PRESSE / GETTY IMAGES

 

Las fuerzas de seguridad mataron a 50 personas en lo que va del año, principalmente en los barrios, según el Foro Penal, un grupo de Caracas que rastrea los abusos del régimen. Unas 653 personas más han sido arrestadas este año en protestas o por hablar en contra del Maduro y sus funcionarios.

“Nunca hemos visto tanta represión como este año”, dijo Gonzalo Himiob, director de Foro Penal. Las casas de algunos líderes de la oposición han sido marcadas con pintura en aerosol por las pandillas del barrio, dijo.

Himiob y otros culpan a la policía de las fuerzas especiales del país, conocida como FAES, una unidad conocida por practicar ejecuciones extrajudiciales de presuntos delincuentes y, cada vez más, activistas políticos.

Según el Comité de Familias de Víctimas, o Cofavic, un grupo local de derechos humanos, se cree que los miembros de estas fuerzas armadas usan máscaras de esquí y son responsables de la mayoría de los 3,717 asesinatos extrajudiciales estimados en los últimos dos años.

 

Miembros de la policía de las fuerzas especiales de Venezuela, conocidos como FAES, en un barrio pobre de Caracas durante una operación contra el crimen en enero. FOTO: ROMAN CAMACHO / SOPA IMAGES / ZUMA PRESS

 

Según los testigos entrevistados por Cofavic, en los barrios marginales de Carora, en el estado de Lara, al menos cinco jóvenes que asistieron a las protestas de la oposición el 23 de enero fueron asesinados por fuerzas especiales.

“Estamos escuchando más casos de personas que son atacadas porque participaron en protestas”, dijo Liliana Ortega, la jefa de Cofavic. “Es una forma de control social para inhibir o desalentar a los manifestantes”.

Después de que Guaidó se juramentó como presidente interino, el vendedor ambulante Jhonny Godoy celebró afuera de su casa en La Vega, un barrio marginal de Caracas.

El cristiano evangélico de 29 años publicó un video de sí mismo ondeando una bandera venezolana y gritando: “¿Quiénes somos? Venezolanos ¿Qué queremos? ¡Maduro fuera!

Dos días después, el 25 de enero, la policía enmascarada arrastró a Godoy de su casa  y lo llevó a un callejón cercano, denunció su madre. Le dispararon en el pie y el estómago y tenía un pañal metido en la boca, lo que los vecinos interpretaron como un mensaje a otros supuestos rebeldes que consideraban hablar en contra de  Maduro.

“Escuché muchos disparos, y mi hijo gritó ‘Jehová, Jehová’”, dijo Cecilia Buitrago, la madre de Godoy, a Guaidó en una reunión poco después del asesinato.

El cadáver fue devuelto a la familia dos días después, y la madre de Godoy permanece escondida.

leer más

AN reincorporará a la FANB a militares que desconozcan a Maduro

 

 

 

“Simbólicamente, es un gran golpe para el gobierno perder el apoyo de los barrios”, dijo John Polga-Hecimovich, profesor de ciencias políticas en la Academia Naval de los Estados Unidos. “En términos prácticos, probablemente significa más represión”.


Poder en ascenso

La gente de los barrios asumió un papel de alto perfil en la historia reciente de Venezuela. En febrero de 1989, un levantamiento de los barrios por los aumentos en los precios del transporte llevó a una represión por parte del ejército y la policía que mató a cientos de personas. La masacre inspiró al hasta entonces desconocido teniente coronel Hugo Chávez para intentar derrocar al entonces presidente Carlos Andrés Pérez en un fallido golpe de Estado en 1992.

 

Residentes en La Vega durante una reunión (Foto WSJ)

 

Una vez que  Chávez tomó el poder en 1999, dijo que defendería a los barrios. A través del  programa Barrio Adentro, construyó clínicas de atención médica atendidas por médicos cubanos. Las clínicas locales les ahorraron a los residentes largos viajes a hospitales públicos.

Los barrios, a su vez, salvaron a Chávez en 2002. Miles de residentes organizaron protestas callejeras para exigir su regreso después de que una facción de las fuerzas armadas lo expulsara brevemente del poder. El Comandante, como se le conocía, era tan popular en los barrios que pocos políticos de la oposición se atrevieron a hacer campaña allí.

Sin embargo, la crisis económica (causada por el chavismo) ha dejado a los barrios en peores condiciones.

En 2014, el 20% más pobre de la población tenía el 3,35% de la riqueza nacional. Ahora es 1.41%. De acuerdo con un amplio estudio de la pobreza realizado por la Universidad Católica Andrés Bello, la proporción de riqueza del sector más rico que era de 10%, y que incluye a los funcionarios del alto  gobierno, se duplicó a un 61% desde el 30% en el mismo período.

El estudio encontró que Venezuela se ha convertido en el país más desigual del hemisferio junto a Haití.

En los ricos del este de Caracas, los restaurantes de cinco estrellas atienden a los clientes con acceso a dólares, a menudo funcionarios de alto rango. Una pizza puede costar el equivalente al salario de un mes para los residentes del barrio.

Lujos comunes

El año pasado, los venezolanos se indignaron con un video en línea que mostraba a Maduro y su esposa disfrutando de una comida en un restaurante de Estambul dirigido por el famoso chef conocido como Salt Bae.

“El ejército y los altos oficiales aquí no sufren. Son los barrios los que sufren “, dijo Yasiri Paredes, de 32 años, quien dirige una cocina de comida que sirve comida gratis en el barrio La Vega. Ella también es prima del señor Godoy, el hombre que recibió un disparo en el callejón.

 

Un camión de agua llena el tanque de una residencia en La Vega (Foto WSJ)

 

 

Durante el apagón que dejó en la oscuridad a la capital durante cinco días, los mejores restaurantes de Caracas funcionaron con plantas eléctricas portátiles. Pero en La Vega, la red de cocinas de comida como la que dirige la señora Paredes cerró temporalmente, dejando a cientos de niños hambrientos.

Durante el apagón, Eloina Peña, de 55 años, agotó todo el inventario de una pequeña bodega que tiene en La Vega, temiendo que la comida se echara a perder. Ahora  se pregunta cómo la va a reponer. “El gobierno nos ha acorralado”, dijo. “Pero si nos quedamos callados, estamos aceptando estas humillaciones”.

La Vega, hogar de unos 120,000 residentes, ha  estado sin agua durante casi 10 meses. El camión de agua que ocasionalmente serpentea por la empinada ladera, a veces solo va a las casas de los partidarios del régimen, según los vecinos.

Cuando la escuela parroquial Fe y Alegría Andy Aparicio tuvo un pequeño incendio en su patio el año pasado, los bomberos no tenían ningún camión disponible para apagar el fuego. Los maestros y los estudiantes usaron agua, tierra y arena para apagarlo, dijeron los trabajadores de la escuela.

Estantes vacíos

La tasa de hiperinflación de Venezuela, estimada por los economistas nacionales que ahora llega a 2 millones por ciento, se mide mejor en la vida cotidiana del barrio.

Yulitza Ramos, de 32 años, tiene siete hijos y su novio gana el equivalente a $ 6 al mes, lo suficiente para comprar unos 2 kilos de arroz a precios del mercado negro. Reciben una caja de alimentos subsidiados del gobierno una vez al mes, pero no es suficiente. “Solía ??poder mantener a mis hijos”, dijo, “y ahora no tenemos suficiente para comer. Me siento como un fracaso como madre “.

Su hija Milagro, de 12 años, dejó de ir a la escuela por una semana recientemente porque no tenía zapatos. “Mi madre me dijo que era zapatos o comida”, dijo la niña.

En una escuela católica local, la directora Martha Piñango también tiene problemas para comprar alimentos. Hace un año, un kilo de pollo le le costaba a la escuela 140 bolívares, según los recibos. Al final del año, el precio era el equivalente a 72.000.000 bolívares.

De noviembre a enero, el precio de un kilo de zanahorias subió de 400 bolívares a 4.000. Un kilo de cebollas subió de 600 a 3.720.

“Es difícil para la escuela seguir adelante”, dijo Piñango.

De los 40 profesores de la escuela, 11 la han abandonado desde septiembre. Algunos se han ido del país. Otros no pueden permitirse el transporte público para llegar. El salario mensual completo de la señora Piñango puede comprar cuatro botellas de champú. Como es común, muchos miembros de su familia han abandonado el país y le envían dinero.

En el preescolar de El Araguare, aproximadamente una docena  de estudiantes permanecen en una clase que comenzó con 35 alumnos en septiembre. En un día reciente, solo fueron dos, dijo la maestra Mercedes García. “La escuela parece tener una prioridad baja cuando las familias están luchando por comer”, dijo.

Los trabajadores como Angelo Chacón han perdido empleos en la construcción, ahora en un punto muerto. Él y otros están tratando de cultivar alimentos en las laderas adyacentes de los barrios marginales.

Recientemente mostró sus cultivos. “Mira”, dijo, “ahí es donde tengo los frijoles”. Su cultivo de tomate se está muriendo porque el barrio no tiene agua.

 

Angelo Chacón, uno de los vecinos de La Vega que están cultivando sus propios alimentos para sobrevivir a la crisis económica de Venezuela (Foto WSJ)

 

Sin suficiente dinero incluso para lo básico, la mayoría de los dueños de los salones de belleza han cerrado sus puertas. Domingo Mojoto, de 76 años, tenía una tienda en la calle principal de La Vega. Era el mayor vendedor de carne y productos del distrito, pero cerró sus puertas hace unos 18 meses, después de años de controles de precios y la disminución de los salarios que afectó las ventas.

En estos días,  Mojoto se despierta a la 1:30 de la madrugada, toma una taza de café y se dirige a un manantial de montaña cercano. Llena unos 20 tambores de 18 litros para vender en La Vega. Más tarde, la cola para el agua se vuelve demasiado larga, dijo.

Una vieja broma en Venezuela: cuando la gente de los barrios no pueda comprar cerveza, seguirá una revuelta gubernamental. El consumo de cerveza, excluyendo restaurantes y bares, disminuyó casi un 90%, de 9.2 millones de litros en 2014 a 751,000 litros en 2018, según datos de Polar, la compañía de alimentos más grande del país.

El régimen de Maduro todavía tiene partidarios, a pesar de los problemas nacionales. “No puedo cerrar los ojos y no puedo ver a la gente comiendo de la basura”, dijo Seudi Guanipa, de 33 años, una contadora. Pero ella desconfía de la oposición. El apagón fue obra de los Estados Unidos, dijo, repitiendo una acusación del Maduro y sus funcionarios.

Sin embargo, aquellos que están de acuerdo con Guanipa se han convertido en una rareza en estos días.

La oposición venezolana ha avanzado lentamente en los barrios. A principios de febrero, los grupos anti Maduro celebraron su primera reunión al aire libre al estilo de un ayuntamiento en La Vega. Fue interrumpido por partidarios a favor del Maduro que bloquearon las calles  cercanas.

Los vecinos golpearon ollas y sartenes, y los partidarios del régimen se retiraron. En una segunda reunión, los partidarios del  Guaidó se manifestaron.

“Maduro tuvo una elección falsa el año pasado, y es por eso que es ilegítimo”, dijo Erick Machado a una multitud  de unas 120 personas que lo aplaudieron.

Días después, fuerzas especiales del gobierno allanaron la casa de uno de los organizadores de las reuniones, José Becerrit.

Becerrit, de 52 años, estuvo en una protesta. Su hermano, que estaba en su casa, dijo que el comandante de la policía le dijo que tenían órdenes de “desaparecer” a Becerrit.

Desde entonces, el señor Becerrit ha estado escondido. Dijo por teléfono que la policía despojó a su casa de un televisor y otras pertenencias, incluida su colonia.

“El gobierno dice que nos enfrentamos al peligro de una invasión de Estados Unidos”, dijo. “Pero es el gobierno el que declaró la guerra a los barrios”.

 Por David Luhnow 
david.luhnow@wsj.com

—Maolis Castro contribuyó con este artículo.

Este reportaje fue publicado en la primera plana de la edición impresa de The Wall Street Journal del 20 de marzo de 2019

 

 

Deja un comentario

Pin It