Noticias relevantes del acontecer venezolano y mundial los 365 dias del año

A medida que la crisis se agrava en Venezuela, estudiantes huyendo inundan aulas en Miami

0

A medida que Venezuela se hunde en una profunda crisis política y económica, algunas escuelas de Miami-Dade se están llenando de estudiantes de la sitiada nación sudamericana.

Ronald W. Reagan Senior High en Doral dio la bienvenida a 150 recién llegados este año, la mayoría de Venezuela. Cerca de John I. Smith K-8 Centro registró aproximadamente 100 nuevos alumnos. Y otras escuelas del área también han informado de un aumento de estudiantes que huyen de la inestabilidad.

A medida que las condiciones continúan empeorando en Venezuela, el sistema escolar se prepara aún más.

“Tenemos gente que viene todos los días”, dijo Susie Castillo, miembro de la Junta Escolar, que representa el área de Doral. “No sabemos qué va a pasar en ese país. Estamos preparados.”

Y no es sólo Doral, que se ha convertido en un centro para los inmigrantes venezolanos que es ampliamente conocido como Doralzuela . Miami-Dade aún no tiene un recuento firme para comparar con los años anteriores, pero si las experiencias de las organizaciones benéficas locales y grupos de ayuda legal son una indicación, otras escuelas en el sur de la Florida también es probable ver un flujo de estudiantes venezolanos.

Raíces Venezolanas, una organización benéfica que suministra inmigrantes con utensilios de cocina, sábanas y otros elementos esenciales, ha ayudado a decenas de recién llegados a establecerse en lugares como Homestead, Coral Springs y Hialeah en los últimos meses.

“Cada día llegan más y más”, dijo la voluntaria Lorena Mepa. “En las últimas semanas he visto un promedio de diez familias a la semana. Madres y padres con sus hijos, mujeres embarazadas, abuelos. Toda la familia.”

Adonia Simpson, directora del programa de defensa de la familia de los estadounidenses sin fines de lucro para la Justicia Inmigrante, dijo que su organización también ha visto un aumento en el número de venezolanos que buscan consejo de inmigración. Muchos llegan a los Estados Unidos con visados ​​de turismo y solicitan asilo, lo que les permite permanecer legalmente mientras se está escuchando su caso.

La decisión de la Administración Trump esta semana de imponer sanciones económicas contra Venezuela podría llevar aún más familias a Miami. En una orden ejecutiva firmada el jueves, el presidente Donald Trump restringió la capacidad de Venezuela para pedir prestado dinero a acreedores estadounidenses, una medida diseñada para ejercer presión sobre el régimen del presidente Nicolás Maduro. Si la Administración Trump impone nuevas sanciones económicas, podrían empeorar una situación económica ya volátil y hacer que más gente huya.

Escuela_Doral 01 EKM
Tracey D. Crews, directora de la nueva Academia de Preparación Dr. Toni Bilbao en Doral. La escuela abrió por primera vez este año.
Emily Michot [email protected]

Con un ojo hacia Venezuela, así como el crecimiento explosivo de la población global en Doral , el distrito escolar de Miami-Dade abrió un nuevo centro K-8 en Doral este año. Otros dos proyectos están en obras: otro centro K-8 en el norte de Doral y una nueva escuela secundaria en el sitio de un edificio que actualmente alberga las calificaciones de la escuela secundaria del Centro K-8 de John I. Smith. Ambos se programaron para la terminación durante el año escolar 2019-2020, pero Castillo dijo que el distrito puede necesitar acelerar la línea de tiempo.

“Lo estamos viendo para ver si tenemos que hacer cambios más rápido”, dijo. Aunque Doral parece tener suficientes lugares para todos sus estudiantes ahora, Castillo dijo que los funcionarios del distrito han discutido el transporte de estudiantes a las escuelas cercanas con espacio adicional como medida temporal.

Mientras tanto, los administradores de Ronald Reagan Senior High – que ya es un 90 por ciento venezolano – dicen que están listos.

“Estamos asumiendo que si [Venezuela] no se arregla, va a continuar”, dijo el director Juan Carlos Bouè.

LA HISTORIA ES MUY SIMILAR A LA HISTORIA CUBANA. REALMENTE SENTIMOS POR ELLOS. HEMOS PASADO POR ESTO. VIMOS A NUESTROS PADRES PASAR POR ESTO.

Ronald W. Reagan Alto Principal Juan Carlos Bouè

El año pasado, la escuela registró 200 nuevos estudiantes en una sola semana en agosto. Y mientras que era un número especialmente grande, Ronald Reagan ha estado acomodando constantemente más y más estudiantes venezolanos en los últimos años. Cada vez que hay una nueva crisis, una nueva ola de estudiantes sigue.

“Es algo que muestra lo que está pasando en el país”, dijo la Subdirectora Elena Cabrera.

Los estudiantes llegan con diferentes niveles de dominio del inglés. Aquellos que estudiaron en escuelas privadas y bilingües en su país de origen a menudo pueden inscribirse inmediatamente en cursos avanzados, mientras que otros comienzan en inglés como clases de segunda lengua y aprovechan la tutoría adicional ofrecida por la escuela.

Pero independientemente de sus antecedentes económicos, muchos de los recién llegados comparten las experiencias traumáticas de vivir en un país donde el crimen es desenfrenado y el imperio de la ley se ha deteriorado.

Los estudiantes hablan de secuestros y robos a mano armada en casa, dijo Cabrera, y de luchar por encontrar las necesidades básicas como jabón y papel higiénico.

Un estudiante le dijo a Cabrera que se vio obligada a huir de Venezuela después de que criminales vestidos como empleados de la escuela entraron furtivamente en su escuela y secuestraron a un compañero de clase. Cuando se llevaron a su compañero de clase, los criminales señalaron a la chica y le dijeron: -Vamos por ti. Su familia la envió inmediatamente a Miami.

Vene2 estudiantes lnew cmg
Viernes, 25 de agosto de 2017- Antonio Bonaduce, recién llegado de Venezuela, de 18 años, habla sobre su experiencia hasta ahora en la escuela secundaria Ronald W. Reagan Doral como director, Juan Carlos Boué. Antonio es parte de una nueva afluencia de estudiantes venezolanos que se introducen en el sistema escolar de Miami-Dade.
CM GUERRERO. [email protected]

El mayor Antonio Bonaduce, de 18 años, tuvo que abandonar el año pasado después de que la situación de seguridad en la capital Caracas se volviera demasiado peligrosa, aunque no quería hablar de lo que su familia había pasado.

En cambio, Bonaduce prefirió centrarse en lo que le gusta de vivir en Miami.

“He tenido suerte al adaptarme a la escuela”, dijo. “Algunos estudiantes no son tan afortunados.”

Bonaduce estudió en una escuela privada en Caracas, donde tomó clases de inglés. Empezó la escuela en Ronald Reagan el pasado agosto, unas pocas semanas después de llegar a Miami con su familia. Aunque Bonaduce se sintió “bastante nervioso” durante la primera semana, a la semana dos estaba en la oficina de Cabrera pidiendo ser matriculado en cursos más avanzados.

Ahora Bonaduce es el presidente del equipo de debate de la escuela y planea comenzar este año un club modelo de las Naciones Unidas. Quiere estudiar las relaciones internacionales en la universidad y luego, espera, regresar a Venezuela.

“Quiero preparar y devolver a mi país a lo que alguna vez fue”, dijo. Aunque muchos de sus compañeros dicen que preferirían quedarse en Estados Unidos, donde está seguro, Bonaduce no está de acuerdo. “Quiero buscar mi prosperidad allí”, dijo.

El anhelo por el hogar y el dolor de ver a un país amado se desmoronan son los sentimientos que profesores y administradores de la escuela – muchos de ellos cubano-americanos – pueden relacionarse.

“La historia es muy similar a la historia cubana”, dijo Bouè, cuya familia huyó de Cuba cuando era un bebé. “Realmente sentimos por ellos. Hemos pasado por esto. Vimos a nuestros padres pasar por esto.

Cabrera dijo que piensa que probablemente “habría sido una situación muy diferente” para los estudiantes venezolanos de la escuela si hubieran terminado en otro estado o incluso en otra parte del condado.

Pero aquí, los recién llegados están rodeados de otros estudiantes que entienden lo que han pasado. Algunos se han encontrado con amigos de la infancia y vecinos de la escuela. Uno de los estudiantes de Cabrera incluso bromeó que la escuela debía colocar una bandera venezolana fuera, al lado de la americana.

“Cuando llegan aquí, hay un poco de un pedazo de sus hombros”, dijo Cabrera. “Se sienten como si estuviera en casa porque hay tantos de ellos”.

La escritora de El Nuevo Herald Johanna Álvarez contribuyó a este reporte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.