Skip to content
Noticias Diarias

Nadal y Federer siguen su camino, pero Muguruza y Thiem dicen adiós

2 julio, 2019
Nadal y Federer siguen su camino, pero Muguruza y Thiem dicen adiós

La tenista hispano-venezolana, número 26 del mundo y campeona de Wimbledon en 2017, salió de Wimbledon derrotada por doble 6-4 frente a la brasileña Haddad Maia, 121ª de la clasificación mundial y procedente de la fase previa del torneo.

Rafa Nadal y Roger Federer, la segunda y tercera raquetas del mundo respectivamente, avanzaron sin sorpresas este martes a la segunda ronda de Wimbledon, donde se llevaron una gran decepción Garbiñe Muguruza y Dominic Thiem, empujados prematuramente a la salida.

Federer se ha propuesto, a los 37 años de edad, conquistar un 21º título de Grand Slam en este Wimbledon, pero en su debut pasó un mal rato en el primer set, perdido por tres juegos a seis contra el desconocido sudafricano Lloyd Harris. «Me costó bastante al principio, tenía las piernas como heladas», admitió el suizo. «Todo pasó muy rápido», «jugó muy bien y me puso nervioso», reconoció. Su gran experiencia le sirvió para recuperar la serenidad, poner en marcha la apisonadora y acabar imponiéndose al 86º del mundo, por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-2.

Más sencillo lo tuvo Nadal que, pese a no haber disputado ninguna competición en hierba esta temporada, venció con facilidad a un jugador japonés salido de las «calificaciones», Yuichi Sugita, por 6-3, 6-1 y 6-3. «Estoy contento con la victoria», afirmó el español de 33 años de edad, que levantó el trofeo de Wimbledon en dos ocasiones, 2008 y 2010, pero que no tiene a la hierba entre sus superficies predilectas. «Queda mucho por mejorar», añadió.

Si todo va bien, estos dos grandes rivales podrían encontrarse en semifinales, pero para ello tendrán que ganar cuatro partidos más. El próximo del español se anuncia rocoso el próximo jueves, contra el australiano Nick Kyrgios; uno de los tenistas más polémicos del circuito y con quien la química parece no pasar.

«No estoy seguro de que Rafa y yo nos fuésemos a tomar cervezas», afirmó el australiano. «No lo conozco bien pero me llevo bien con alguna gente y con otra no», añadió. «Nos tenemos respeto mutuo y ya está» expresó.

Los comienzos de Kyrgios en Wimbledon no fueron una balsa de aceite debido que necesitó tres horas y media para acabar imponiéndose a su compatriota Jordan Thompson, contra el que tuvo que ganar dos tie-breaks, en el primero y el tercer set, y superar una cuarta manga en blanco para acabar ganando en cinco por 7-6 (7/4), 3-6, 7-6 (12/10), 0-6, 6-1.

Thiem y Muguruza a casa

Si el primer día del torneo se vio una lluvia de estrellas eliminadas de entrada, el martes la cuarta raqueta del mundo, el austriaco Dominic Thiem, cayó contra el estadounidense Sam Querrey, 65 del mundo, en cuatro sets por: 6-7 (4/7), 7-6 (7/1), 6-3, 6-0. También fue eliminada la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, número 26 del mundo y campeona de Wimbledon en 2017, que no podía ocultar su decepción tras su derrota por doble 6-4 ante la brasileña Haddad Maia, 121ª de la clasificación mundial y procedente de la fase previa del torneo.

Pasaron a la segunda ronda en el cuadro femenino la número uno del mundo, la australiana Ashleigh Barty, y la actual campeona de Wimbledon, la alemana Angelique Kerber. Barty, de 23 años de edad, coronada primera raqueta de la WTA, tras su reciente victoria en Roland Garros, se impuso a la china Saisai Zheng por 6-4, 6-2 en apenas hora y media. Kerber, quinta cabeza de serie, ganó a su compatriota Tatjana Maria por 6-4, 6-3.

También pasó el obstáculo del primer día la estadounidense Serena Williams, contra la italiana Giulia Gatto-Monticone (6-2, 7-5), después de haber visto la despedida de su hermana Venus, eliminada por el prodigio de 15 años de edad Cori Gauff, que el martes era portada de mucha de la prensa británica.

Como Federer, Barty pasó un mal rato en la primera manga, con varias roturas de servicio que la pusieron 4-4 tras haber liderado el set por 3-0. «El primer set siempre es muy duro y me llevó algún tiempo acostumbrarme al terreno», explicó la autraliana.

No es el primer jugador que se queja de la lentitud de las pistas de Londres, donde las pelotas parecen más pesadas. Sin embargo, Federer, que conoce como nadie esa superficie, no quiso entrar en polémicas: «La gente que trabaja en estas canchas de hierba hace una labor increíble», manifestó.

A %d blogueros les gusta esto: