ORGASMO Y EYACULACIÓN #Sexualidad #Sexo #23Mar

0
335
ORGASMO Y EYACULACIÓN

Aunque aún muchos creen que orgasmo y eyaculación suceden a la vez, los expertos hablan de una clara diferencia. Son fenómenos distintos, gobernados por mecanismos fisiológicos y neurológicos diferentes. Como suelen darse al unísono, la gente los confunde y tiende a verlos como un todo. Se puede eyacular y no tener un orgasmo y se puede tener un orgasmo sin eyacular, como les pasa a muchos hombres operados de próstata.

Couple having intimate sex in bed

Tanto la mujer como el hombre pueden tener orgasmos sin eyacular y no necesariamente el orgasmo es el punto máximo del placer. Muchos profesionales coinciden en que la eyaculación está sobredimensionada y que la mayoría tenemos una idea de la sexualidad muy coito céntrica y falo céntrica, que se reduce a los genitales y al coito, así como al orgasmo, como el fin al que hay que llegar. Y resulta que la sexualidad es eso y muchísimo más: cariño, abrazos, besos, preliminares. La técnica idónea de la función reproductora es el coito, mientras que la técnica idónea de la función sexual son las caricias sensoriales.

Para los sexólogos, las causas que llevan a los hombres a no tener orgasmos son diferentes a las de las mujeres y, a la vez, parecidas. En la mayoría de los casos de mujeres que no tienen orgasmos, la causa es una falta de estimulación adecuada, que puede ser por el desconocimiento o, si es en pareja, por la falta de comunicación, por no decir lo que les gusta. Para poder decir lo que nos gusta, primero tenemos que saber que es.

También es muy importante la relajación y la clave erótica: poner la mente en un estado abierto al placer, a las sensaciones, dejando de lado las cosas negativas. La educación tiene gran importancia en ello, porque si algo te lo han mostrado o enseñado como malo o inmoral, eso no te va a dejar experimentar sensaciones positivas ni tener un buen estado de salud.

“Habitualmente tengo dificultad para esperar hasta que mi mujer tenga un orgasmo, pero recuerdo que una vez ella tuvo dos seguidos. Yo veía que no iba a conseguirlo, así que fingí para que no se sintiera mal. Estaba tan entusiasmado y orgulloso de que tuviera dos, que no quería quitarle esa alegría por no haberlo logrado yo. Además, pienso que ella no lo entendería y se echaría la culpa” cuenta un hombre acerca de este aspecto y su relación con su pareja.

Deja un comentario