Skip to content
Noticias Diarias

Pasos a seguir si tu smartphone cae al agua

18 octubre, 2017
Pasos a seguir si tu smartphone cae al agua

Hoy en día hay teléfonos que cuentan con resistencia al agua, pero esta protección no es infalible y va perdiendo su eficacia con el paso del tiempo

Muchas personas piensan que no existe solución una vez que su teléfono cae al agua. Sin embargo, existen varios métodos para recuperar un dispositivo mojado.
A continuación algunas opciones:

Método casero

Hay un método bastante conocido del que puede hacer uso en su propia casa, con elementos que seguramente se tienen en su hogar.

Lo primero que debe hacer es no encender el dispositivo después de que este haya sido mojado. Desmonte el aparato todo lo posible y séquelo usando una toalla suave.

A continuación, guárdelo durante un día dentro de un cuenco lleno de arroz o con bolsitas de gel de silicato.

Luego de haber esperado 24 horas, arme el móvil nuevamente y enciéndalo.

Método profesional

Para casos más difíciles, de dispositivos que han estado durante más tiempo bajo el agua y donde la humedad y la corrosión quizá hayan empezado a hacer estragos, puede que el método casero no sea suficiente y que se requiera ayuda profesional.

En una situación como esta, la regla básica sigue siendo no encender el dispositivo.

Una vez llevado a un laboratorio y tras una breve inspección, será desmontado para tener acceso a todos los componentes principales.

El elemento que más interesa arreglar será la placa base. Para eliminar la oxidación que esta pudiera tener se debe realizar una limpieza química, un proceso sencillo aunque bastante delicado. Para llevarla a cabo se utiliza un limpiador ultrasónico e isopropanol, un líquido altamente inflamable.

Este isopropanol es vertido dentro del limpiador ultrasónico, donde se sumerge la placa base. Realizándose una primera limpieza de 10 minutos poniendo el limpiador a unos 30w, se consigue eliminar parte de la corrosión.

Seguidamente se llevará a cabo una limpieza más profunda de 20 minutos a unos 50w para luego proceder a su limpieza manual.

Después de haberse sometido a la limpieza química, los componentes del dispositivo deben ser secados. Para esto se debe usar una placa calefactora donde depositarlos. Durante dos minutos se debe aplicar una temperatura de entre 75 y 85 grados.

Una vez realizado todos los pasos del proceso, solo queda volver a montar el dispositivo y proceder a su encendido.

Si bien no todo puede ser rescatado (la corrosión puede haber afectado a elementos que no tengan recuperación), con estos métodos se suelen obtener buenos resultados.

 

elmundo.com

A %d blogueros les gusta esto: