Presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim anunció su renuncia

En el periodo del antropólogo y experto en cuestiones de salud, el banco mundial aprobó un aumento de capital histórico de 13 millardos de dólares.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció su renuncia a partir del 1° de febrero, más de tres años antes del final de su segundo periodo. “Ha sido un gran honor desempeñarme como presidente de esta extraordinaria institución, llena de individuos apasionados dedicados a la misión de terminar con la pobreza extrema en el lapso de nuestras vidas”, dijo en un comunicado Kim, estadounidense de origen coreano.

En virtud de una regla no escrita, la presidencia del Banco Mundial recae habitualmente en un estadounidense, mientras que la dirección del Fondo Monetario Internacional es para los europeos.

Kim, de 59 años de edad, antropólogo estadounidense y experto en cuestiones de salud global, había sido reelegido en septiembre de 2016 para un segundo mandato de cinco años al frente del Banco Mundial, que comenzó el 1° de julio de 2017.

“El trabajo del Grupo Banco Mundial es ahora más importante que nunca en el planeta, en un momento en que las aspiraciones de los pobres aumentan en todo el mundo y problemas como el cambio climático, las pandemias, la hambruna y los refugiados siguen creciendo tanto en escala como en complejidad”, afirmó Kim.

Al inicio de su periodo en 2012, Kim estableció dos objetivos principales: terminar con la pobreza extrema en 2030 e impulsar una prosperidad compartida, centrándose en la población de los países en desarrollo.

El organismo destacó que durante su gestión, los gobernadores de la institución aprobaron en abril pasado un aumento de capital histórico de 13 millardos de dólares, que permitirá al BM ayudar a los países “a alcanzar sus objetivos de desarrollo mientras responden a crisis como el cambio climático, las pandemias, la fragilidad o la falta de inversión en capital humano”.

Igualmente, las instituciones del Grupo del Banco Mundial han proporcionado financiación a niveles nunca vistos fuera de una crisis financiera. La institución tiene como objetivos acabar con la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad, centrándose en 40% de la población de los países en desarrollo con menos recursos.

Kim se unirá ahora a un fondo enfocado en la inversión en infraestructura en las naciones en desarrollo, cuyos detalles se informarán más adelante, según el comunicado. El funcionario reemplazó a Robert Zoellick que dejó su cargo de rector de la Universidad de Dartmouth, donde había centrado su trabajo en la lucha contra las enfermedades en los países pobres.

Deja un comentario