Saqueo de armamento y baja moral sacude cuarteles en Venezuela

0
99
Saqueo de armamento y baja moral sacude cuarteles en Venezuela
Saqueo de armamento y baja moral sacude cuarteles en Venezuela

La debacle parece haber llegado a la institución castrense, donde a las bajas militares y deserción de la tropa y oficialidad media, se suma el deterioro de los equipos, la falta de mantenimiento, la impericia, negligencia y, peor aún, la pérdida y sustracción de armamento y municiones.

Por Maibort Petit/Venezuela al Día

No solamente el hambre y de la deserción imperan en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB, como se ha venido denunciando en los últimos días, al darse a conocer los cientos de bajas —o simplemente abandono— que han tenido lugar a raíz de la crisis imperante en la institución castrense, donde sólo la alta oficialidad disfruta de las mieles que brinda el usufructo del poder, pues las tropas profesionales y conscriptas han decidido dejar los cuarteles para ir a buscar los medios que les permitan mitigar la falta de alimentos que padecen ellos y sus familias.

No, la crisis también se hace evidente en el desmantelamiento o más bien debacle, que sufre el  equipo militar el cual, según deja ver un documento llegado a nuestras manos, está muy alejado de ser el sofisticado aparataje del que presume el gobierno nacional en cada referencia que hace a la FANB y, por el contrario, solamente es un conjunto de chatarra que se acumula en las instalaciones del que otrora fuera el “glorioso” ejército venezolano forjador de libertades.

Un informe técnico confidencial que está en nuestro poder identificado con el número CMVB-DMAG-AMX-30V-001-18, fechado el 8 de febrero de 2018 y remitido por el coronel José Antonio López Acevedo, director del Centro de Mantenimiento de Blindados al general de brigada Gerardo Enrique Merchán Sánchez, comandante de la 11 Brigada Blindada “G/B. Pedro Ruiz Rondón”, da cuenta del resultado de la evaluación realizada entre los meses de enero y febrero del presente año a los tanques AMX-30V pertenecientes al 113 Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante” ubicado en el municipio Mara del estado Zulia. Allí se presenta un diagnóstico de las unidades, así como del grado de deterioro, pérdida y desmantelamiento de las mismas. Igualmente se hacen las recomendaciones pertinentes a fin de lograr la recuperación del parque blindado del ejército y los planes de inspecciones y visitas de los equipos móviles del Centro de Mantenimiento de Vehículos Blindados del Ejército Bolivariano[1], Cenamblin[2].

Foto vía Maibort Petit

Comienza el informe haciendo referencia a que el Sistema Blindado AMX-30V fue fabricado por la empresa francesa Atelier de Construcción de Roanne, la cual en la actualidad se conoce como GIAT (ahora se denomina Nexter)[3]. Las primeras unidades se produjeron en 1966 y entró en servicio en el ejército francés al siguiente año. Para 1970, Venezuela compró 81 tanques de combate AMX-30B y cuatro 4 recuperadores AMX-30D, que llegaron al país entre 1972 y 1974. Hoy en día el sistema blindado ya acumula 44 años de servicio en el ejército y han transcurrido 23 años de su repotenciación a cargo de la empresa realizada por empresa venezolana Industrias Metalúrgicas Van Dam C.A.

Se refiere que por instrucciones del coronel López Acevedo en cumplimiento del cronograma de inspecciones a las unidades tácticas se procedió a la designación de una comisión para que realizaran un diagnóstico que apuntará a incrementar el nivel de operatividad del parque blindado del ejército. Esta comisión técnica de inspección estuvo conformada por el capitán Héctor Augusto Villorina Otero y el teniente Joseph Michael González Mendoza, ambos especialistas en el sistema AMX-30V.

Sobre ellos recayó la responsabilidad de evaluar 23 tanques AMX-30V y un vehículo versión recuperador, seriales: EV-5822, EV-5931 EV-5972, EV-5976, EV-5996, EV-6037, EV-6038, EV-6039, EV-6040, EV-6041, EV-6043, EV-6045, EV-6046, EV-6047, EV-6052, EV-6053, EV-6130,  EV-6131, EV-6133, EV-6165, EV-6167, EV-6169, EV-6178, EV-6180, EV-6181, EV-8003.

Destaca el informe, que el trabajo desarrollado por los especialistas de la comisión, se llevó a cabo con base en los manuales de descripción técnica y manuales de empleo de los vehículos blindados AMX-30V, así como en la experiencia y conocimientos adquiridos durante los años de labores.

La inspección

No haremos en estas líneas descripción de todos los detalles especificados en el informe, pues ello corresponde a términos técnicos que poco o nada aportarán a quienes son legos en el asunto, pero sí destacaremos la significación de dichos reportes en aras de que el lector comprenda la gravedad que reviste el estado en que el parque blindado venezolano se encuentra en la actualidad.

De manera general diremos que durante la inspección técnica se evaluó cada subsistema de los vehículos blindados AMX-30V, con el objeto de determinar el estado de los mismos y precisar las novedades existentes.

Foto vía Maibort Petit

Los subsistemas evaluados fueron: grupo moto propulsor; subsistema de admisión y escape; subsistema de alimentación y combustible; sub-sistema de enfriamiento; subsistema eléctrico; subsistema de torre; subsistema de suspensión y rodamiento; interior y exterior de los tanques.

La labor de inspección, refiere el informe, se hizo en presencia del segundo comandante de la unidad, a objeto de dejar constancia de los resultados al final de cada guía de verificación del sistema blindado.

Los resultados de la evaluación

El trabajo llevado a cabo por la comisión integrada por el capitán Villorina Otero y el teniente González Mendoza informó que el estudio técnico determinó que los vehículos AMX-30V del 113 Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante”, presentan problemas en los chasis tales como fugas de aceite por las estoperas de la transmisión, motores con contra-explosiones en la parte Interna, barras de torsión partidas, motor de arranque Inoperativos, guayas de dirección, selector de velocidades y aceleración inoperativas, así como también la falta de cambio de aceite y filtros tanto de lubricación corno de combustible del grupo moto-propuisor.

Asimismo, presentan problemas en la torre, a saber, gatos de elevación, recuperadores de tiro y freno de tiro Inoperativos en virtud de que los mismos presentan fugas de aceite H-515 (sellos dañados), sistemas láser, control de tiro y sistemas estabilización inoperativos, circuitos de disparo dañados, compresores inoperativos y torrecillas trancadas.

Foto vía Maibort Petit

En pocas palabras, los expertos revelan la existencia de un grave problema de mantenimiento de la las unidades.

En tal sentido, en razón de la importancia que desde el punto de vista técnico, táctico y logístico revisten los tanques AMX-30V para los planes operacionales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la comisión alertó acerca de la necesidad urgente de adquirir los repuestos y proceder a la reparación de los daños.

Igualmente instan a que se fabriquen las piezas requeridas a nivel Industrial y se compren algunos de estos componentes en el comercio local, lo que permitiría la rápida y pronta solución de los problemas que presentan los subsistemas por el tiempo de uso, fatiga y desgaste de los materiales.

Las recomendaciones

La comisión evaluadora advierte la importancia de que los usuarios de las unidades procedan a la correcta colocación de las baterías en los compartimientos de cada tanque, así como al perfecto ajuste de los terminales para así evitar cortos circuitos o recalentamientos en el sistema eléctrico.

Subrayan que los tanques AMX-30V sean operados únicamente por personal debidamente certificado y autorizado, de modo de evitar la mala manipulación que puede causar daños a los vehículos.

Indican que los conductores deben chequear los niveles de aceite del motor, aceite hidráulico, aceite de transmisión y refrigerante cada vez que se vayan a poner en marcha los vehículos para  evitar daños internos.

Llaman a realizar un mantenimiento semanal y conminan a los comandantes de compañía a apoyarse en el programa de mantenimiento preventivo de primer y segundo escalón establecido en la Directiva N° 52-000-0000 de fecha 210CT92 “Procedimiento para el mantenimiento del parque blindado del Ejército”. Lo allí descrito recomienda el ajuste, engrase y completación de los niveles de lubricantes del chasis y torre. Este llamado lo hacen en virtud de que la inspección arrojó que el mantenimiento de las unidades es deficiente en la mayoría de los tanques.

Foto vía Maibort Petit

Advierten que los comandantes de las compañías no deben permitir el uso de agua en el interior de los vehículos cuando realizan los trabajos de mantenimiento, toda vez que esto puede dañar algunos de los circuitos eléctricos.

Instruyen a mantener todos los interruptores en la posición de apagados antes de encenderlos vehículos para preservar la vida útil de las baterías y equipos.

La comisión técnica fue enfática en que se instruya al personal profesional y de tropa alistada sobre el funcionamiento y mantenimiento del sistema AMX-30V.

Piden coordinar con el Centro de Mantenimiento de Vehículos Blindados el reemplazo de las orugas, zapatas y coronas dentadas del sistema de rodamiento, pues las mismas presentan excesivo desgaste, habiendo sobrepasado su vida útil de funcionamiento.

Refieren que se coordine con el Centro de Mantenimiento de Vehículos Blindados, la reparación de las bandas de rodamiento de las ruedas de suspensión, tensora y bielas de amortiguación que presentan un excesivo desgaste.

Recomiendan gestionar con la superioridad la compra de engrasadoras, compresor, tirfor para el ejercitamiento del cañón, requeridos para las actividades de mantenimiento orgánico de las unidades.

Alertan que los vehículos que presentan fuga de acetite por los sellos de los gatos de elevación no deben ser manipulados hasta tanto no se reemplacen los mismos, de modo de evitar la pérdida de aceite durante su ejercitación.

Tampoco deben ser disparados los vehículos que presentan fuga de aceite por los recuperadores de tiro hasta tanto sean remplazados los sellos de los mismos. No atender este llamado podría repercutir en daños mayores a los recuperadores de tiro.

Otra recomendación gira en torno a que se coordine con el Centro de Mantenimiento de Vehículos Blindados analizar la posibilidad del remplazar los sistemas de tiro, estabilización y laser, dado que las fallas que presentan no pueden ser solucionadas al momento por el personal técnico y no se cuenta con los repuestos necesarios para solucionar esta situación.

En ese mismo orden, se debe coordinar con el  Cenamblin la reparación del sistema hidráulico del vehículo recuperador, pues no se cuenta con un taller para efectuar las reparaciones y mantenimientos orgánicos.

Se debe pedir a la superioridad la adquisición de lonas de protección, tapa boca del cañón y guardapolvo de este, pues los existentes están deteriorados y no cumplen su función

Foto vía Maibort Petit

Cenamblin también deberá capacitar al personal de las escuadras de mantenimiento, así como a la tripulación para elevar la operatividad de los vehículos y el conocimiento técnico que eviten fallas por mala operación de los diferentes sistemas del tanque.

Tampoco se deben realizar desmontajes más allá de los permitidos y de acuerdo a lo establecido en los manuales técnicos para evitar daños irreparables al sistema.

La unidad debe gestionar con el servicio de armamento del ejército, las hojas mecanizadas para las asignaciones de los vehículos blindados AMX-30V.

Finalmente, la comisión técnica recomienda elaborar el expediente de rigor, de acuerdo a lo establecido en las directivas sobre pérdida, deterioro del material y equipo militar, de manera de determinar las responsabilidades a que hubiere lugar por el deterioro y desmantelamiento de los sistemas blindados AMX-30V asignados al 113 Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante”

Una serie de recomendaciones que dan cuenta de la impericia y mal manejo de los tanques AMX-30V y del material y equipos del cuartel.

Algo más que falta de mantenimiento

Pero las labores de inspección por parte de la comisión técnica que integraron el capitán Héctor Augusto Villorina Otero y el teniente Joseph Michael González Mendoza, arrojó algo más que los detalles acerca de la falta de manteamiento y negligencia en el manejo de los tanques AMX-30V

Y es que entre la documentación que llegó a nuestras manos hay, en primer lugar, una solicitud de orden de aprehensión emitida por el fiscal militar vigésimo sexto con sede en Paraguaipoa, estado Zulia, primer teniente Reinaldo Enrique Escandela Balzán, dirigido al juez militar décimo de control, capitán Alejando Fuenmayor Sandrea, signada como el oficio N° FM27ª – 2017 y fechado el 3 de marzo de 2018.

Esta solicitud de orden de aprehensión es contra el primer teniente, José Reinaldo Ruiz Arteaga, C.I. V-19..513.853; el primer teniente José Javier Gutiérrez González, titular de la cédula de identidad V-24.837.103; el teniente José Luis Yusayu Montiel, C.I. V-16.730.793, todos adscritos al Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante”.

A los ya señalados, la fiscalía militar los señaló de cometer los delitos de desobediencia previsto en el artículo 519 y sancionado en al artículo 520; así como por abandono de funciones, previsto y sancionado en el artículo 534; y actuar contra el decoro, previsto y sancionado el artículo 565 del Código Orgánico de Justicia Militar.

En otro oficio identificado con el número FM27-2018, el citado fiscal Escandela Balzán le solicita al juez Fuenmayor Sandrea la privación judicial preventiva de libertad en razón de la existencia de peligro de fuga y peligro de obstaculización de los referidos José Reinaldo Ruiz Arteaga, José Javier Gutiérrez González y José Luis Yusayu Montiel, todos presuntamente involucrados en la comisión de los delitos descritos líneas arriba.

Explica el fiscal militar que Ruiz Arteaga, Gutiérrez González y Yusayu Montiel son comandantes de las tres compañías que integran el 113 Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante”, de donde sustrajeron 30 granadas de los tanques AMX-30, hecho descubierto el 27 de enero de 2018 y en el que se presume la responsabilidad de los citados oficiales.

A los imputados —refiere el fiscal Escandela— les correspondía verificar semanalmente el estado de los 8 tanques asignados por compañía y no cumplieron con su deber.

La petición del fiscal de la privación de preventiva de libertad obedece a la presunción de que puedan huir a territorio colombiano.

Los supuestos hechos

Un informe preliminar de inteligencia catalogado como secreto, refiere que el 28 de enero de 2018 se reportó la información sobre la presunta pérdida de algunos componentes del sistema de arma orgánico de os tanques AMX-30V.

Se indica que el 26 de octubre de 2017, el teniente Joseph Micjhael González Mendoza, uno de los especialista miembro de la comisión técnica, le solicitó al mayor Julio César Arteaga, comandante de la unidad que iba a proceder a realizarle mantenimiento a los vehículos blindados AMX-30V para lo cual fue autorizado por el oficial.

Narra que fue entonces cuando se percató, al momento de revisar el motor de los tanques, de la ausencia de los acoples de la transmisión que son de material de bronce, por lo que se dispuso a revisar el resto de los tanques, lo que le permitió constatar que faltaban 29 acoples en 14 de los vehículos blindados. Esta novedad la transmitió González Mendoza, únicamente a su jefe directo en el Cemanblin, el mayor Jhonny Gutiérrez, quien mediante el memorando N° 52-0208¬1000-0000/004 de fecha 3 de noviembre del 2017, informó de los hechos al mayor Julio Cesar Arteaga, segundo comandante del 113 Batallón, esto en razón de que fue imposible rendir tal novedad al teniente coronel Erick Escobar Bogarin, primer comandante de la unidad.

En ese informe se daba cuenta de la falta de materiales y partes de los tanques que incluían cables de baterías, cables de motor, extractores de calor del motor, asientos, acoples de trasmisión.

El informe indica que la falta de acoples de transmisión de los tanques AMX-30V era del conocimiento de todos los comandantes de compañía, así como del primero y segundo comandante del 113 Batallón Blindado “Cnel. José Leonardo Infante”.

Se advierte en el informe, que aun teniéndose información sobre las irregularidades no ser tomaron las medidas correctivas para evitar que siguieran sucediéndose estos hechos y para denunciar la comisión de presuntos hechos punibles.

Sin control de municiones

Asimismo, un informe de la División de Inspecciones del Servicio de Armamento  Comando Logístico del Ejército Bolivariano de fecha 28 de enero de 2018 remitido por el coronel Miguel Ángel Pérez López, inspector de SAEJB, al primer teniente Reinaldo Escandela Balzán, fiscal militar al que ya hemos hecho referencia, se da cuenta de la inspección técnica al Libro de Control del Material de Guerra Clase V-W Munición para el adiestramiento del 113 Batallón Blindado “Cnel. Leonardo Infante”. Igualmente sobre el Libro de Control sobre las Normas y Procedimiento para la Devolución de Vainas Vacías del referido Batallón 113.

Este informe advierte que la inspección al Libro de Control de la Munición se detectó que el formato de la elaboración y registro no son los estipulados por la directiva correspondiente, determinándose que se han producido manipulaciones que se evidencian en la presencia de varias tipos de letras en los registros, cuando la norma prevé que debe ser elaborado por el responsable de la sección de instrucción y operaciones. También se constató que no se informa acerca de dónde se hacen los movimientos de entrada y salida de la munición para el adiestramiento.

Otro informe con el mismo destinatario y remitente, al igual que la misma fecha, certifica que al revisar el Libro de Control de la Munición de la Carga Básica, se evidenció incoherencia en el registro sobre el conteo de la Granada Calibre 105mm en sus diferentes lotes, no habiendo precisión respecto a la cantidad de los tercios para los veinticinco tanques AMX-30 asignados a la Unidad Táctica. Se verificó que no se cumple la norma que establece que los porcentajes de distribución de la munición de alto calibre es responsabilidad del comandante de la Unidad, quien debe proceder a de la siguiente manera: tres tercios (3/3) de la Munición de Carga Básica en el Depósito de Munición de la Unidad. Así, de acuerdo a lo estipulado, le corresponden 150 granadas por tanque AMX-30.

Hay pues una relajada observación de las normas de control.

Igualmente no hay registro de las entradas y salidas de municiones la Granada Cal. 105mm., para diferentes ejercicios militares por la Unidad de los ejercicios militares de los años 2015 y 2016 y anteriores.

[1] Facebook. Cenamblin. https://www.facebook.com/Cemanblin/

[2] Twitter. CEMANBLIN. @CEMANBLINEJB. https://twitter.com/cemanblinejb?lang=es

[3] Nexter. http://www.nexter-group.fr/

 

Deja un comentario