Skip to content
Noticias Diarias

Venezolanos se aferran al salvavidas del asilo mientras Perú endurece controles fronterizos (Fotos)

16 junio, 2019
Venezolanos se aferran al salvavidas del asilo mientras Perú endurece controles fronterizos (Fotos)

Miles de venezolanos llegaron a Perú a pesar de las enérgicas medidas contra los migrantes sin pasaportes o visas para frenar el masivo arribo de personas desde la atribulada nación petrolera, mientras muchos de los que carecían de los documentos necesarios se aferraban a la presentación de solicitudes de asilo.

lapatilla.com

El colapso económico de Venezuela bajo la usurpación de Nicolás Maduro en el poder ha desatado la mayor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina, obligando a países como Perú, una nación de 32 millones de habitantes, a lidiar con un aumento sin precedentes de inmigrantes.

Bajo las nuevas reglas impuestas el sábado, los migrantes deben tener pasaportes y visas antes de llegar a Perú, cerrando la puerta a muchos venezolanos que no pueden pagar el costo de estos documentos.

Los migrantes venezolanos esperan en la fila para vacunarse en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, antes de continuar su viaje, en las afueras de Tumbes, Perú, 14 de junio de 2019. Foto tomada el 14 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Sin embargo, los solicitantes de asilo no están obligados a tener pasaportes en virtud del derecho internacional, lo que da a los venezolanos de más escasos recursos una vía para sortear los cambios regulatorios.

Un grupo de venezolanos desesperados buscó entrar a Perú antes del inicio de la aplicación de la medida. Un récord de 4.700 solicitudes de asilo se presentaron en Perú el viernes, parte de los más de 8.000 venezolanos que ingresaron al país ese día, según la agencia de refugiados de Naciones Unidas, ACNUR.

La migrante venezolana Luisa Martínez, de 38 años, es vacunada por un trabajador de salud en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, antes de continuar el viaje con su familia, en las afueras de Tumbes, Perú, 14 de junio de 2019. Fotografía tomada el 14 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Miles de venezolanos esperaron el sábado haciendo largas filas en un puesto de control fronterizo de la ciudad de Tumbes. Algunos de ellos habían caminado durante semanas para llegar a Perú, según funcionarios de la ONU.

“Este es mi último recurso. Espero que me dejen entrar”, dijo Yaisy Segovia mientras esperaba llenar una solicitud de asilo en una de las tiendas de campaña instaladas por ACNUR.

Migrantes venezolanos hacen cola en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, para procesar sus documentos y poder continuar su viaje, en las afueras de Tumbes, Perú, 14 de junio de 2019. Fotografía tomada el 14 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Segovia, de 32 años, dijo que dejó a sus tres hijos con sus abuelos en Venezuela para buscar trabajo en Perú.

Después de largas caminatas y de tomar autobuses en Colombia y Ecuador, Segovia llegó a Tumbes, pero el viernes le robaron sus documentos de inmigración y su dinero.

La migrante venezolana Ismenia Inozoa espera que el transporte continúe su viaje con sus hijos y su cuñada, luego de procesar sus documentos en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, en las afueras de Tumbes, Perú, 15 de junio de 2019. Foto tomada el 15 de junio , 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

“Sólo quiero que este viaje termine”, añadió.

NUEVAS LEYES

Naciones Unidas estima que 4 millones de refugiados y de migrantes venezolanos han huido de la violencia política y la escasez generalizada de alimentos y medicamentos básicos en su país.

El emigrante venezolano Oscar Herrera sostiene a su hija Jocsiany, de dos meses de edad, junto a sus hijos, después de pasar la noche en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, en las afueras de Tumbes, Perú, 15 de junio de 2019. Fotografía tomada el 15 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

La crisis se ha profundizado desde que Estados Unidos impuso en enero duras sanciones a la industria petrolera de la nación miembro de la OPEP, en un esfuerzo por derrocar a Maduro y permitir la llegada al poder de Juan Guaidó.

Según cifras del Gobierno, Perú ha recibido a unos 800.000 migrantes venezolanos, la segunda población más grande de personas de este país después de Colombia, que alberga a más de 1,2 millones.

La migrante venezolana María Albarrán descansa con sus sobrinos en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano, a la espera de procesar sus documentos y poder continuar su viaje, en las afueras de Tumbes, Perú, 14 de junio de 2019. Foto tomada el 14 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Hace solo dos años, Perú había introducido nuevas leyes migratorias para recibir a los venezolanos, al repartir cientos de miles de tarjetas de residencia especiales para que los recién llegados pudieran trabajar legalmente, ir a la escuela y acceder al sistema público de salud.

Pero esto ha cambiado desde entonces, en medio de crecientes temores entre la población local de que los migrantes venezolanos están provocando una caída de los salarios y aumentado la delincuencia.

El migrante venezolano Handel Rodríguez sonríe al lado de su familia mientras le muestra sus documentos a un oficial de migración cuando salen del centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano para continuar su viaje, en las afueras de Tumbes, Perú, 14 de junio de 2019. Foto tomada el 14 de junio. 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Regina de la Portilla, portavoz de ACNUR en Perú, dijo que desconocía a cuántos venezolanos que buscan asilo se les ha prohibido ingresar a Perú, aunque destacó que la mayoría de los venezolanos que han abandonado en masa su patria deben ser considerados como refugiados, dada la grave crisis humanitaria.

Perú, no obstante, aplica una definición más ajustada al concepto de refugiado. El Gobierno del presidente Martín Vizcarra dijo que el 99% de los venezolanos que solicitan asilo en su país no califican para ello, lo que aumenta la posibilidad de que casi 280.000 venezolanos pierdan la protección legal que les brinda el sistema de refugiados.

La migrante venezolana Jesmari López camina junto a su padre, Jesús López, mientras esperan en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano antes de continuar su viaje, en las afueras de Tumbes, Perú, 15 de junio de 2019. Fotografía tomada el 15 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Con información de Reuters

El migrante venezolano Jean Carlos Soto duerme en el piso junto a sus hijos en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano en las afueras de Tumbes, Perú, 15 de junio de 2019. Fotografía tomada el 15 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Un migrante venezolano duerme en el suelo en el centro de servicio fronterizo peruano ecuatoriano en las afueras de Tumbes, Perú, 15 de junio de 2019. Fotografía tomada el 15 de junio de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
A %d blogueros les gusta esto: